Muere un hombre cuando jugaba al pádel en una pista de Cabezo Beaza

Fachada de las instalaciones de las pistas de padel donde falleció el hombre./Pablo Sánchez / AGM
Fachada de las instalaciones de las pistas de padel donde falleció el hombre. / Pablo Sánchez / AGM

Antonio, de 45 años, iba a acabar un partido junto a tres amigos cuando se desplomó; le reanimaron dos veces, pero falleció de camino al hospital

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

Estaba a punto de acabar un partido de pádel junto a tres amigos, cuando la desgracia se le echó encima. Se desplomó sobre la pista, por causas que están siendo investigadas y cuyos indicios apuntan a un infarto. Y unos minutos después, y a pesar de los intentos del personal de las instalaciones donde hacía deporte y del personal sanitario, Antonio, de 45 años de edad, falleció en una ambulancia camino del Hospital Santa Lucía.

«Estamos consternados. Era una persona habitual aquí y alguien muy extrovertido», lamentó ayer el fallecimiento de este hombre, natural de Sevilla, el gerente del club Pádel 4, Antonio Muelas.

En declaraciones a 'La Verdad', el responsable de estas pistas, situadas en el polígono Cabezo Beaza de Cartagena, relató que hacia las doce menos veinte Antonio cayó fulminado al suelo sobre el que estaba a punto de terminar su partido, de una hora y media de duración, y quedó en estado inconsciente. Un empleado del club consiguió, en dos ocasiones, reanimarlo, hasta que llegó un equipo del Servicio Murciano de Salud. Este fue enviado desde el Centro de Coordinación de Emergencias de la Región, que a las 11.42 recibió una llamada de aviso sobre lo ocurrido.

Según informó este servicio, los sanitarios acudieron en una Unidad Móvil de Emergencias, y pese a sus esfuerzos no pudieron salvar la vida de este deportista aficionado.

Consternación en el club

«Había bastante gente a esa hora y estamos todos muy afectados. Ha sido horrible», señaló Antonio Muelas. Y comentó que, más allá de las lesiones típicas de la práctica del pádel, se trata del primer suceso de carácter grave en los cinco años que lleva abierto este centro deportivo.

Muelas indicó que, si bien no es obligatorio, a raíz de esta muerte se plantean ya la compra de un desfibrilador, un aparato electrónico que restablece el ritmo cardiaco en caso de parada cardiorrespiratoria.

Fotos

Vídeos