«Hartazgo» por la pista de skate

Dos chicos con monopatines, ayer en la pista de skate, junto al edificio Santiago II./ Antonio Gil / AGM
Dos chicos con monopatines, ayer en la pista de skate, junto al edificio Santiago II. / Antonio Gil / AGM

Los vecinos de la calle Carlos III recogen firmas para exigir el traslado del recinto. Los residentes critican desde hace siete años «el ruido» de los usuarios y el botelleo de los vándalos de madrugada, y piden crear allí una zona verde

RUBÉN SERRANOCartagena

Los gritos, la música, el consumo de bebidas alcohólicas, los golpes del monopatín sobre los bloques de hormigón... La continuidad de estas molestias durante siete años ha sido el detonante para que los vecinos de la calle Carlos III ya estén recogiendo firmas para exigir el traslado de la pista de patinaje a las afueras de la ciudad.

En su lugar, los residentes solicitan «la creación de jardines, un parque infantil y una zona para las personas de la tercera edad», según recoge el escrito que han publicado en la página de internet 'Change.org', a través de la que han logrado casi 300 firmas. Cuando lleguen al medio millar, la petición será entregada al Ayuntamiento, concretamente a la Concejalía de Deportes y Juventud que dirige Ricardo Segado (de MC).

«El cambio de ubicación a las afueras de la ciudad, o al menos donde no moleste a los vecinos, conseguiría una mejor convivencia, ya que permitiría a los usuarios mejorar y ampliar la instalación y a los residentes, a no sufrir las molestias. También evitaría el aprovechamiento del parque, y no se ocasionarían enfrentamientos», añade el documento.

En el Ayuntamiento aseguran que están «estudiando» la propuesta y «buscando una ubicación alternativa» para el parque

La reivindicación parte de la comunidad de vecinos del edificio Santiago II, ubicado justo delante del parque de patinaje. En este piso, dividido en dos bloques de seis plantas cada uno, lo que más abundan son las personas mayores, quienes «sufren los continuos golpes en la pista, deteriorándose así su calidad de vida».

Una de las personas que vive en esta comunidad es María del Carmen Martínez. «Estamos muy disgustados, hartos, este parque nunca lo debieron poner aquí. No reúne las suficientes condiciones de seguridad y es peligroso. No sé si serán todos los usuarios, pero hay algunos que son unos vándalos, mala gente, que vienen a pelearse de madrugada. Tengo la suerte de que mis ventanas son de doble cierre, y eso al menos me aísla del ruido», explicó ayer a 'La Verdad', con el ceño fruncido y el dedo índice señalando hacia la puerta principal.

Es ahí donde precisamente empieza la carta de presentación de esta instalación, de mil metros cuadrados e inaugurada en el año 2010 a través del Plan E, con un presupuesto cercano a los 400.000 euros. Está ubicada en el corazón del Sector Estación y en la entrada hay un cartel que prohíbe comer, fumar y acceder con objetos de cristal. Pese a ello, el recinto amanece por las mañanas con botellas de cerveza, latas y otros residuos, además de una veintena de zapatillas colgando de las farolas.

No es la primera vez que los residentes de esta comunidad tratan de poner una solución a la pista de skate. En 2014, lograron que el Ayuntamiento fijara un horario de apertura al público (de diez de la mañana a diez de la noche), con el fin de acabar con las molestias y ruidos a deshoras. También colocaron unas vallas metálicas por todo el área, para impedir el paso, y más tarde retiraron la carpa que cubría la instalación, dejándola al aire libre. «El sonido retumbaba y era más fuerte», recordó otro vecino del edificio Santiago II, José Convi.

«Tengo miedo»

Pese a los esfuerzos, como otra recogida de firmas en 2015, donde exigían el fin de los ruidos, los gamberros han seguido frecuentando el lugar, y las quejas vecinales han ido a más. «No se cumple con el horario, porque la pista sigue abierta de madrugada. Cuando vengo de trabajar, por la noche, tengo miedo a que algún vándalo me haga algo. Siempre me dejan en coche, en la puerta del portal, por lo que pueda pasar», dijo Elena Baños.

A preguntas de 'La Verdad', un portavoz municipal indicó que hubo una reunión con los residentes del edificio, quienes aseguraron «que la situación es mejor, aunque un traslado evitaría el problema. Somos sensibles a esa iniciativa y estamos estudiándola. Nuestra intención es buscar una ubicación alternativa, que aún no tenemos, y mantener esa zona como un lugar de encuentro ciudadano».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos