La parroquia de San Diego organiza su cena navideña

Panorámica de la iglesia, ayer, durante la cena/Pablo Sánchez / AGM
Panorámica de la iglesia, ayer, durante la cena / Pablo Sánchez / AGM

Trescientas personas desfavorecidas y en riesgo de exclusión social disfrutan del tradicional evento, organizado por voluntarios de Cáritas

RUBÉN SERRANOCartagena

La Lotería de Navidad se adelantó anoche en la parroquia de San Diego. Más de 300 personas desfavorecidas y en riesgo de exclusión social, entre católicos y musulmanes, fueron agraciadas con el 'Gordo', en este caso no monetario, sino alimenticio: un suculento banquete compuesto por aperitivos al centro, entrantes, un primer plato y postre.

Un grupo de voluntarios de Cáritas y de la parroquia organizaron la tradicional cena en la parroquia, distribuyendo las mesas por la nave central, con el objetivo de «estrechar lazos, crear fraternidad, mejorar la convivencia entre vecinos y potenciar la cultura del encuentro», resumió el párroco de San Diego, Joaquín Ferrando.

Este dio la bienvenida a los comensales con un discurso, traducido en árabe y en inglés, al que siguió un gran aplauso de los asistentes. «Hemos de avanzar cada día en una forma de convivencia que sea capaz de ayudar a integrarnos, a reconocernos de tal manera que el otro no sea un enemigo o un contrincante, sino un amigo y un hermano», dijo Ferrando, quien hizo hincapié en la «construcción de la paz», la «amistad entre hijos y amigos» y la necesidad de «avanzar, a vivir mejor y a convivir en paz». «Que esta cena la grabemos en el corazón», le trasladó, finalmente, a los presentes. Antes del comienzo de la cena, también agradeció la labor del voluntariado del Centro Social Cáritas San Diego.

Langostinos y cordero

La cita fue una manera de solidarizarse, para que los más desfavorecidos disfrutaran de un buen rato a pocos días de celebrarse la Nochebuena. Los voluntarios sirvieron patatas fritas a la inglesa, galletas saladas y variedad de quesos para compartir. Los responsables de la iglesia y de Cáritas también prepararon un plato individual de langostinos en hojaldre y una cazuela, al centro, de sepia, salmón, mejillones, gambas y rape. Seguidamente, los comensales degustaron un cordero a la cerveza con guarnición (patatas y variado de verduras) y, para los niños, una pechuga de pollo empanada con patatas. De postre, para terminar, hubo rodajas de naranja, sinfonía de dátiles y bombones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos