El fuerte viento deja ramas y árboles caídos y el puerto a medio gas

Un hombre y una mujer observan el fuerte oleaje que choca contra el Faro de Navidad./Antonio Gil / AGM
Un hombre y una mujer observan el fuerte oleaje que choca contra el Faro de Navidad. / Antonio Gil / AGM

El temporal destroza la cubierta de una nave en Tallante, derriba una palmera en la Ronda Transversal y arrastra hasta la calzada contenedores

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

El fuerte viento que comenzó a azotar el litoral cartagenero desde las dos de la tarde de ayer dejó ramas, árboles y palmeras caídas, la cubierta de una nave destrozada y el puerto a medio gas. Cartagena fue el municipio de la Región más afectado, ya que las rachas de viento, que alcanzaron los 80 kilómetros por hora en momentos puntuales, provocaron varios incidentes, aunque ninguno de consideración, según fuentes de la Policía Local. El Centro de Coordinación de Emergencias recibió hasta las nueve y media de la noche dieciséis llamadas con avisos relacionados con el vendaval.

Los efectivos del Parque de Bomberos de Cartagena tuvieron que emplearse a fondo, sobre todo en Tallante, donde varias chapas de una nave quedaron sueltas. Hasta allí tuvieron que ir para retirarlas. Igual hicieron en la barriada José María Lapuerta, donde acudieron para quitar una rama de grandes dimensiones que obstaculizaba la circulación en la calle Brunete.

Algo similar ocurrió en La Aljorra, muy cerca del centro cívico de la localidad, donde el viento tiró un árbol. También en la calle Pío XII del Barrio de la Concepción otra rama quedo obstruyendo una acera. En la Ronda Trasversal retiraron una palmera caída, que en el anterior temporal ya dejó semicaída.

Papeleras y maceteros

En la calle Rosario, ubicada en el casco antiguo, hubo que retirar una piscina hinchable llena de agua que estaba apunto de caer de una terraza. Y en la Plaza del Ayuntamiento, los bomberos tuvieron que asegurar uno de los mástiles de las banderas del Palacio Consistorial.

Contenedores y papeleras quedaron, por efecto del viento, tirados en medio de la calzada, así como otros objetos, como maceteros. También hubo un incendio de matorral en El Carmolí. La incidencia más destacada fue que el puerto quedó sin apenas actividad partir de las tres de la tarde, hora en la que los prácticos, los marinos encargados de atracar y desatracar los mercanets en tránsito, dejaron de trabajar debido al fuerte oleaje.

Los buques tuvieron que quedarse fondeados, según fuentes de la Autoridad Portuaria, que añadieron que el resto de las instalaciones, tanto de Cartagena como de Escombreras, continuaron funcionando con normalidad. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mantiene hasta esta mañana su aviso de fenómenos meteorológicos adversos, de nivel amarillo, por fenómenos costeros en el litoral de la Región y alerta de olas de hasta 3 metros en Cartagena y Mazarrón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos