Un fiera fuera de lo común

Funambulista, durante su actuación en el Auditorio El Batel. / LV
Funambulista, durante su actuación en el Auditorio El Batel. / LV

TOMÁS MARTÍNEZ PAGÁNCartagena

Seguro que quienes vieron el concierto de Diego Cantero, Funambulista, en Cartagena han sabido de que va este artículo con solo leer el título. Y es que el domingo, durante un paseo la Trimilenaria, me encontré a mi amigo Julián que tomaba una cerveza con Diego. Me lo presentó y pude conocerle en persona, como a mi me gusta.

Este molinense internacional, nacido en 1982, hace música en la Región desde hace mucho, pero aún se sorprende cuando alguien le reconoce y se interesa por su vida y por sus andanzas. Conmigo conectó rápido y me hizo algunas confidencias. Me contó que el concierto del día anterior había sido muy especial, ya que era el primero de la nueva gira con 'Dual', el disco que le está dando a conocer entre el gran público y en el que colaboran Pablo Alborán, Dani Martín, Antonio Orozco e India Martínez.

La actuación reunió a toda su banda original después de dos años de carreras paralelas que les habían impedido coincidir. El Batel, con su magnífica acústica, y el público que lo llenó también contribuyeron a hacerla especial

El pasado 2017 fue un año de inflexión para este artista, con la salida del nuevo disco que le ha lanzado a la fama

Julián recordó como Diego, acompañado solo por Álex, el pianista, cantó 'Solo luz', con una cadencia hipnótica que inundó la sala en la que no se oía el ruido de una mosca. «Es la única vez que he visto al público despedirse del intérprete con una de sus canciones, 'Que quiero que vuelvas'», dijo mi amigo, mientras Diego, asentía emocionado.

Tras la gira, hace dos semanas se metió en el estudio a grabar el que será su cuarto disco como Funambulista, el séptimo de su carrera con los tres que grabó como Diego Cantero. Piensa cruzar el charco a finales de este año o principios del 2019, aunque todavía no tiene clara la ruta. Tampoco le preocupa, ya que está centrado en la gira y en la grabación.

Primera gira con 18 años

Diego heredó ese amor por la música de su hermano mayor. En Molina estudió guitarra, piano y canto durante 12 años. Con 17 empezó a tomárselo en serio, a los 18 dio su primer concierto de una gira por bares de su entorno. Diego se siente satisfecho de haber comenzado paso a paso, sin prisas y saboreando cada una de las estaciones.

El pasado 2017 fue un año de inflexión en la vida de este artista. En el plano personal, se ha visto cumplida una de sus mayores ilusiones y en el profesional, su disco 'Dual' le ha lanzado a la fama. Ha empezado 2018 componiendo junto a Tato Latorre y David Otero uno de los temas que compitieron para representar a España en el próximo festival de Eurovisión, 'Magia', y adaptando otra de las canciones 'Lejos de tu piel'. Todo ello en Operación Triunfo.

Mientras charlábamos, recibí una invitación telefónica de mi amigo Rafael, para almorzar en su casa de La Palma. Cuando le dije con quién estaba, amplió la invitación y para allá nos fuimos. Rafael nos recibió a con un picoteo 'a lo regional', en el porche junto a la barbacoa.Primero llegó a la mesa una fuente de buen tomate bien aliñador, con aceitunas 'partías' y un pan de masa madre de La Puebla con el que mojar en el aceite.

Al lado, Rafael puso una fuente de salazones con bonito sin piel ni espinas, bacalao inglés, atún de ijada y mojama con un corte perfecto de extremo a extremo. En otra fuente, colocó unos lomos de sardina marinada y anchoas, todo un festival para los sentidos. El siguiente pase nos lo regaló su mujer, Inés, que había preparado una tortilla de pésoles de categoría, con la proporción perfecta de huevos y de pésoles. No faltaron embutidos como el morcón en finas lonchas, la longaniza blanca seca 'de pellizco' y el tocino en tacos con unos ajos tiernos. Todo económico pero con un resultado de gran nivel en la mesa.

El plato fuerte fueron unas chuletas de cabrito, muy bien cortadas por el carnicero, hechas a la brasa con sarmientos de viñedos de Los Piteros y una fuente de conejo con tomate frito casero, de ese que está para sopar hasta no dejar resto en el plato. Lo regamos con blanco y tinto de nuestro bodeguero cartagenero, Manolo Martínez, de Viña Galtea, que maridaba a las mil maravillas con los alimentos.

Al final, brindamos por los éxitos futuros de 'Funam', como le conocen sus amigos, con espumoso del Campo de Cartagena e iniciamos la tertulia con unas copas de vino dulce Darimus, acompañado de 'flores de novia' de azúcar.

Termino este domingo, como no podía ser de otra manera, con la letra de la canción de Diego llamada 'Fiera', a la que alude el título de este artículo: «Te dejé el amor en la guantera, a dos mil kilómetros de mar. Perdimos señal en la frontera, se apagó la música en el bar ¿Y ahora quien te va a amansar cuando salgas fiera, cuando falte voluntad, cuando te deshielas? ¿Y ahora quién te va abrazar, cuando te deshielas?....”. La música dejo para que se la pongan ustedes, en esta semana de carnaval en la que también muchos celebrarán el día de los enamorados. Incluso puede que regalando este disco, 'Dual'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos