Un examen permitirá ascender a los auxiliares administrativos en 2018

El Ayuntamiento fija para septiembre la prueba con la que 116 funcionarios podrán subir de categoría y mejorar sus sueldos, por las funciones que realizan

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

El concejal de Personal, Francisco Aznar, ha acordado con los sindicatos municipales una fórmula para favorecer la promoción interna de todos los funcionarios que lo merezcan, por la formación que tienen, por el tiempo que llevan y por las funciones que realizan. Los bomberos ya se han beneficiado de este procedimiento, al pasar de categoría C2 a C1. El proceso de ascenso de varios policías locales a puestos de mando, para cubrir jubilaciones, también está en marcha. El año que viene, según Aznar, se convocará una prueba para dar a 116 auxiliares administrativos la posibilidad de convertirse en administrativos. Hay previstos 220.000 euros en el presupuesto para repartir. El concejal prefirió mostrarse cauto, pero el incremento mensual del sueldo podría superar ampliamente los cien euros, según informaron fuentes sindicales.

Aznar pactó este acuerdo dentro de un proceso de negociación general para ordenar la plantilla del Ayuntamiento de la manera más ajustada posible, según las categorías. Uno de los requisitos para presentarse a este proceso de promoción interna es llevar más de dos años en una plaza de funcionario. Por eso, no podrán presentarse los 42 nuevos auxiliares que hicieron las pruebas para ser funcionario antes del pasado verano y cuya incorporación está prevista a partir de enero.

El plan de Aznar es más ambicioso que el simple ascenso de los auxiliares. El edil acordó con los sindicatos un programa para adecuar la categoría de cada funcionario a su formación, en el plazo de dos o tres años. En la actualidad, media un abismo entre los trabajadores de las categorías C1 y C2, con formación básica y cualificación media y baja, y las A1 y A2, reservadas a titulados superiores y que están en la parte alta del escalafón.

«No hay ningún funcionario que ocupe el nivel B y eso es algo que queremos cambiar», explicó Aznar. Pese a que tiene un plazo de tres años para llevar a cabo este proceso, Aznar espera culminarlo el que viene o, como muy tarde, a principios del siguiente. Por eso presupuestará el dinero necesario en 2018.

Así, en cumplimiento de la normativa básica del funcionario, se adscribirá a esa categoría a los empleados públicos que hayan cursado y aprobado ciclos formativos de FP2 o equivalentes, según apuntó el concejal. Este ascenso también se verá acompañado de un aumento de remuneración que los sindicatos también valoraron, de media, en unos cien euros al mes.

Mandos en Bomberos

La última revisión de las jubilaciones previstas en los Bomberos ha llevado a hacer también una previsión de ascensos para cubrir los puestos de cabos y sargentos que quedarán vacantes. «Necesitaremos cuatro sargentos, con lo que hay que ascender a cuatro cabos. Eso dejará cuatro puestos vacantes de cabo, a los que promoveremos a cuatro bomberos», apuntó. Esto se suma a las promociones previstas y presupuestadas para este año de tres bomberos a cabo y de un cabo a sargento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos