Escenas de una ciudad deportiva

Histórica foto del salto al agua, en el antiguo Real Club de Regatas.
Histórica foto del salto al agua, en el antiguo Real Club de Regatas. / JOSÉ CASAÚ

JOSÉ SÁNCHEZ CONESA

La recaudación de la tercera entrega de las 'Historias de Cartagena' (2015), de mi colega cronista Juan Ignacio Ferrández , fue destinada en su totalidad a la Cofradía Marraja, de la que forma parte activa, junto a toda su familia. El templo parroquial de los Padres Paúles alcanzó un lleno espectacular el día de su presentación, tanto que algunos nos quedamos en pie.

Contó con la presencia especial de una primera figura de la radio nacional como es Juan Ramón Lucas, de Onda Cero. Emisora con la que colabora Juan Ignacio en la defensa apasionada del patrimonio modernista. La Comisión Víctor Beltrí, que preside, ha hecho mucho por la recuperación de este importante legado. Y más que queda por hacer.

Es fácil coincidir con él en el Archivo Municipal de Cartagena, allí se encuentra con la materia prima de sus historias, dispersas en documentos oficiales o en la amplia hemeroteca. La primera fotografía que aparece en el interior del libro es el impresionante salto al agua que organizaba el Real Club de Regatas de Cartagena con motivo de la Feria de Agosto. De aquella bella estampa se hizo eco la revista de tirada nacional 'Blanco y Negro', el 19 de agosto de 1934. Una estampa bella y muy apropiada en estas olas de calor por su capacidad refrescante. En aquello años se organizaban travesías a nado en la bahía, carrera de relevos y partidos de water-polo. Una pena que ahora Cartagena siga de espaldas a mar, aunque se haya mejorado algo, pero falta mayor interacción entre ciudadanía y litoral portuario. Incluso algunos vecinos apuestan por la recuperación de un tramo de playa urbana por la zona de Santa Lucía.

Merece la pena leer 'Historias de Cartagena' y reencontrarse con la vida que aún muchas personas recuerdan

Dedica unas líneas a la Velada Martítima, en el año de publicación del libro se cumplían 40 años de su trágico final, Fiestas del Carmen y Santiago de 1972. No son pocos los cartageneros que planten su retorno porque las medidas de seguridad mejorarían notablemente.

Juegos Carthaginenses

Otro episodio deportivo que nos recuerda Juan Ignacio son los Juegos Carthaginenses, otra iniciativa que merecería mejor suerte. Inicialmente tuvieron un carácter local que se fue ampliando con la participación de deportistas foráneos del resto de la región y de España. La participación fue importante pues se inscribieron cerca de mil doscientos deportistas que competían en doce modalidades. El Ayuntamiento era la entidad promotora con la intención de extender la práctica deportiva entre la población. Los resultados fueron interesantes en sucesivas ediciones, alcanzándose las treinta y seis modalidades y más de cinco mil participantes.

La segunda edición tuvo lugar en el Parque Torres con el encendido de la antorcha del fuego sagrado, en el momento de la puesta de sol. Nos cuenta Ferrández que desde allí la antorcha llegó hasta el altar de la patrona, la Virgen de la Caridad, donde se le ofrecieron los juegos. La Plaza del Ayuntamiento fue escenario improvisado de partidos de baloncesto, balonvolea e incluso boxeo.

Claro que sí, conozco a un palmesano que quedó clasificado en segunda posición en una de las categorías pugilísticas y otros que tomaron parte en bolos cartageneros y en petanca. Los bolos se disputaron en el Campo de los Juncos de la Empresa Nacional Bazán, así como el balonmano y el fútbol. Otro escenario deportivo fue la piscina del complejo Repesa en Escombreras.

No faltaron las regatas de remo y de vela, contando Cartagena con el campeón de Europa de snipes, José Sánchez Martínez, quien arrió la bandera de los Juegos desde el balcón municipal. Lamentablemente nunca más volvió a izarse, dejando la corta experiencia, un grato recuerdo entre quienes participaron como atletas o espectadores.

Podíamos adentrarnos en el célebre concurso televisivo 'Cesta y Puntos' de Televisión Española, presentado por Daniel Vindel y disputado por institutos de bachillerato. Se combinaban las preguntas culturales y las actividades deportivas, disputándose un intenso choque entre alumnas de las Hijas de la Caridad, más conocidas como colegio San Miguel, y los alumnos de los Hermanos Maristas, en 1969. Un auténtico fenómeno televisivo que finalizó con la victoria de los alumnos de Maristas.

Lean el libro y observen sus fotografías, merece la pena reencontrarse con la vida que sale al encuentro en episodios que aún hoy muchos recuerdan. Los libros de Ferrández siempre van destinados a nobles causas.

Fotos

Vídeos