Empresarios, funcionarios y vecinos piden estabilidad para afrontar el futuro

Pedro Pablo Hernández, Cristina Roca y Juan Jesús Moreno. /LV
Pedro Pablo Hernández, Cristina Roca y Juan Jesús Moreno. / LV

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

La mayor crisis política vivida en el Ayuntamiento de Cartagena tiene sus consecuencias directas en los vecinos, los funcionarios municipales y también en los empresarios. Todos ellos han sufrido de forma diferente las tensiones acaecidas en los últimos días y meses en el Consistorio, pero todos ellos tienen un mismo deseo: que se alcance la tan ansiada estabilidad política, para tratar los temas de futuro que más interesan a la población.

Para el presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Cartagena (COEC), Pedro Pablo Hernández, la actual crisis en el Ayuntamiento podría ralentizar la puesta en marcha de proyectos prioritarios para el municipio, pero confiesa que desde la llegada de Ana Belén Castejón a la alcaldía las relaciones entre la administración local y los empresarios han sido mucho más fluidas que cuando estaba en ese puesto José López.

«Desde que tomó el mando hemos mantenido varias reuniones con ella, para tratar temas que interesan a todos. Lo que es de esperar es que pronto llegue la estabilidad y que no se retrasen proyectos esenciales para la ciudad», indicó. Insistió en la necesidad de que haya calma en las instituciones locales, «porque solo así se puede trabajar por el bien del municipio».

Por su parte, desde la Federación de Asociaciones de Vecinos de Cartagena, su presidenta, Cristina Roca, coincidió con Hernández, en que es necesario una mayor estabilidad política para atajar con mayores garantía los problemas que tienen los vecinos, sobre todo, los de barrios y diputaciones.

Descoordinación

«Ahora mismo existe una gran descoordinación entre las concejalías. Muchas veces se pasan la patata caliente los unos a los otros. Además, esta inestabilidad ha hecho que muchos proyectos que se debían haber ejecutado el pasado año se hayan retrasado e, incluso, quedado en el tintero», detalló Roca.

A la petición de la llegada de una pronta normalidad al Ayuntamiento también se sumaron ayer los funcionarios municipales. El presidente de la Junta de Persona, Juan Jesús Moreno, admitió que aunque hasta ahora el empleado público ha trabajado con «absoluta normalidad», sí que se han encontrado en determinadas ocasiones y en ciertos asuntos con «diferencias de criterios» que han provocado la ralentización del proceso administrativo.

Con respecto a la actual situación, Juan Jesús Moreno aclaró que los funcionarios continuarán trabajando «con total independencia», como lo han hecho hasta ahora», porque «nos da igual el color político que haya en el Ayuntamiento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos