Empresarios de Cabezo Beaza piden un parking en un solar municipal

Solar recién asfaltado entre la sede de Upper y el pabellón de Cabezo Beaza./ pablo sánchez / agm
Solar recién asfaltado entre la sede de Upper y el pabellón de Cabezo Beaza. / pablo sánchez / agm

Los terrenos ubicados junto al pabellón fueron asfaltados por 40.000 euros hace dos semanas, pero el Ayuntamiento dice que les dará un uso lúdico

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

Los problemas de movilidad en el polígono industrial Cabezo Beaza incrementan conforme mejora la economía y crece el número de empresas. Los accesos al polígono Cabezo Beaza por la autovía se convierten por la mañana, entre las ocho y las nueve, y por la tarde, entre la una y media y las dos y media, en auténticas ratoneras para las más de seis mil personas que tienen en la zona industrial sus puestos de trabajo o sus negocios. A esas horas, la mayoría de los días se originan atascos que enfadan a los centenares de conductores de coches y camiones que optan por estas vías.

La irritación no cesa si deciden aparcar en las avenidas principales o en las calles Belgrado, Bucarest, Budapest y Bratislava, entre otras muchas, donde los coches, desde primera hora de la mañana, ocupan cualquier zona libre, aunque esté prohibido estacionar.

Es por ello por lo que desde la Asociación de Empresarios de Cabezo Beaza pedirán al Ayuntamiento que habilite el solar que hay entre la sede de Upper y el pabellón como aparcamiento disuasorio, para acabar con las quejas de los que allí trabajan. Entre ellos está Alberto Henares, empleado de una empresa de ingeniería. «Algunas mañanas se hace complicado estacionar aquí. Cada vez veo más coches», contó ayer.

Su plan de movilidad preveía carriles bici y más estacionamientos y paradas de autobús

Se trata de un solar municipal, asfaltado hace un par de semanas. El Ayuntamiento gastó 40.000 euros en adecentarlo, pero fuentes de la alcaldía indicaron a este diario que el uso aún no está determinado, aunque será «lúdico».

La falta de alternativas de transporte para llegar a la zona industrial obliga a los trabajadores a hacerlo en coche. Por eso, los empresarios creen que es el momento de crear un verdadero plan de movilidad para el polígono, en el que se incentive la llegada al mismo en transporte público, en coches compartidos o, incluso, en bicicleta. Se trata de una reivindicación que realizan los industriales y los trabajadores desde hace años.

Impulso al transporte público

Los afectados creen que si se potenciara el transporte público, estos problemas podrían desaparecer. Actualmente, solo una línea, la 4, pasa por el polígono. Sale del centro comercial Espacio Mediterráneo y tiene dos paradas, en la calle Belgrado (frente a Toyota) y en la Avenida Bruselas (frente a la lonja). Lo hace cada media hora, por lo que los empresarios opinan que si lo hiciera cada quince minutos y pasara por toda la zona industrial, cogerían el autocar más trabajadores. Ahora, los que más los usan son clientes de Parque Mediterráneo, como Rosa García. «Estaría bien que instalaran marquesinas. En verano nos achicharramos y en invierno, cuando llueve, nos mojamos», explicó a 'La Verdad'.

En la parada, junto a García, estaba Mariela Ramírez, quien reivindica aumentar la frecuencia de paso, «para no tener que esperar, a veces, más de veinte minutos». Distinta opinión tiene Víctor Delgado, un trabajador de Leroy Merlín: «Uso este autobús todos los días. Me parece que es un servicio ejemplar, la única pega es que debería haber una marquesina».

Los empresarios idearon un plan de movilidad en el polígono, para construir una red de carriles bici que conecte con el de Tentegorra, para que los trabajadores puedan llegar a la zona industrial en ese medio de transporte. También previeron la remodelación de las redondas de acceso, reestructurar y ampliar las zonas de aparcamiento y crear nuevas paradas de autobuses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos