Eligen al presidente vecinal de La Manga sin asamblea y con la Federación en contra

Javier Caballero, inscrito en Podemos, recibe una fuerte oposición interna y carece de la aceptación de la dirección comarcal y de los ayuntamientos

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

La división interna de la Asociación de Vecinos de La Manga sobre la elección de su nuevo presidente, Javier Caballero, pone en entredicho su capacidad para exigir mejoras en comunicaciones, aparcamientos, zonas de ocio, playas y parques y jardines que tiene pendientes y comprometidas por las administraciones local, regional y estatal. La razón es que no se ha celebrado ninguna asamblea para ratificarle, en contra del criterio de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Cartagena y Comarca. Además, Caballero se presenta a sí mismo como vocal de Podemos, algo incompatible con su condición de presidente. La formación morada dijo que solo es miembro del círculo de La Manga.

La Federación vecinal ha mandado reiterados avisos sobre lo irregular de aupar al cargo a una persona sin que se pronuncien los asociados en una asamblea. También el Ayuntamiento de Cartagena está al corriente y apoyará a la Federación, según explicó recientemente el alcalde, Juan Pedro Torralba. Igual estaría el de San Javier.

Mayo
Dimite Maria Luisa Aznar.
Junio
José Antonio García, elegido nuevo presidente en asamblea, abandona al cabo de un mes .
Julio
La directiva nombra a Javier Caballero, sin asamblea. La Federación avisa de la irregularidad.
Septiembre
Javier Caballero es ratificado, sin asamblea, tras descalificar a una candidatura alternativa a la presidencia.

La situación de interinidad se generó tras las dimisiones de los dos presidentes que precedieron a Caballero. María Luisa Aznar lo dejó en mayo, tras nueve años en el cargo, por «haber cumplido mi mandato» y «por unos problemas de salud». Aznar reconoció que, pese a su lucha, «hay muchas inversiones prometidas que han quedado por hacer». Su sucesor, José Antonio García, fue elegido en mayo y en julio ya había dado un paso atrás «por motivos personales». A finales de ese mes, parte de la ejecutiva de la que formaba parte decidió nombrar sustituto a Javier Caballero sin convocar una asamblea, como aconsejó la Federación.

Las quejas generadas obligaron a organizar un nuevo proceso electoral al que se presentó también otra candidatura alternativa liderada por el exdirigente socialista Salvador Martínez. Sin embargo, fue descalificada «por irregularidades y lagunas en la documentación presentada», según Caballero. Martínez subrayó que los motivos aducidos tienen que ver con una petición de datos personales «que no estábamos dispuestos a dar, ya que no lo único que hay que demostrar para presentarse es que eres socio y estás al corriente del pago de las cuotas».

La asamblea de elección del presidente fue fijada el pasado lunes pero fue desconvocada el viernes anterior por Caballero y su equipo. «Al haber solo una candidatura, esa reunión no fue necesaria», dijo. El mismo día 6, la web de la asociación publicó su proclamación como presidente. Sin embargo, Martínez aseguró que la reunión debió celebrarse, en cualquier caso. La presidenta de la Federación vecinal, Cristina Roca, ya avisó en julio que es imprescindible que el cambio en la presidencia de una asociación sea ratificado por la asamblea de socios. Mientras tanto, Caballero actúa como presidente, amparado en la interinidad de Roca, que dejará la Federación en un mes.

«Entre las primeras medidas a tomar están actualizar el censo y hacer una consulta a los asociados para saber cómo quieren que defendamos las necesidades de La Manga. Tenemos intención de crear la figura del defensor del vecino, para que reciba directamente las propuestas de todos. Y luego hay que revisar los proyectos que están por hacer para pedir directamente su ejecución», explicó Caballero. Su meta es aumentar su influencia en el Consorcio de La Manga y que éste tenga poder de decisión y autonomía de los Ayuntamientos, sobre las inversiones locales, regionales y estatales en la zona. Quienes se oponen a su proyecto subrayan que el objetivo del presidente es no dar explicaciones ante nadie.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos