Educación invierte 260.000 euros en realizar arreglos en una veintena de colegios y guarderías

Dos obreros trabajan en el José María Lapuerta./Pablo Sánchez / AGM
Dos obreros trabajan en el José María Lapuerta. / Pablo Sánchez / AGM

La instalación de cámaras de vigilancia, la sustitución de puertas y ventanas y la restitución de sanitarios, principales obras

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

La vuelta a clase después de las vacaciones de Navidad fue ayer para muchos alumnos más confortable después de las mejoras realizadas por el Ayuntamiento en colegios y guarderías municipales. La ausencia de niños en las aulas fue aprovechada para renovar la imagen de las instalaciones educativas, con una inversión de 260.000 euros, una cantidad que corresponde al plan de mantenimiento de centros que la Concejalía de Educación acomete cada año con fondos propios. Se trata de un lavado de cara a las escuelas que más lo necesitan.

En la mayoría de los casos fueron trabajos menores que consistieron en la sustitución del pavimento del patio y de algunas clases, pintado de aulas, reposición de sanitarios, instalación de nuevas puertas y ventanas, así como construcción de rampas de acceso.

Acometieron mejoras en una veintena de instalaciones, como las del colegio San Fulgencio de Pozo Estrecho, donde fueron sustituidas las viejas ventanas por otras de aluminio y pusieron una puerta de seguridad de acceso al edificio.

Eficiencia energética

En el de la Atalaya, Santa María del Buen Aire, el Mare Nostrum y el San Ginés de la Jara instalaron bancos de hormigón en los patios; en el de la Asomada, tubos de led, para una mayor eficiencia energética; y en el Aníbal, Asdrúbal y Nuestra Señora del Mar, cámaras de vídeovigilancia. En el Luis Calandre echaron hormigón en varias zonas y pusieron nuevas aceras y en el Mediterráneo y Santiago Apóstol cambiaron las puertas.

Además, en el Luis Vives, San Isidoro y Santa Florentina, Mediterráneo, La Palma y San Isidoro se instalaron 'fonopuertas'; en el San Antonio Abad se arregló la calefacción, al igual que en el Nuestra Señora del Mar, Santa Florentina, Vicente Ros y en la guardería Pipiripao. El Azorín dispone ahora de una nueva zona para el logopeda.

«Nosotros llegamos hasta donde nos da nuestro presupuesto. Con estas pequeñas obras conseguimos que los colegios y guarderías que son competencia del Ayuntamiento se mantengan en perfecto estado. Pero con esto solo no es suficiente, ya que en muchos centros educativos es necesario mejoras más importantes, como son la construcción de nuevas aulas. Esto es competencia exclusiva de la Comunidad Autónoma», explicó a este diario el concejal de Educación, David Martínez.

Mientras se ejecutaban las obras, ese departamento municipal continuó con la sustitución de los aseos en media docena de centros: en el José María Lapuerta, en el Mediterráneo, en el San Fulgencio, en el Stella Maris, en el de Alumbres y en el Luis Calandre.

Más ventiladores

El Consistorio continuará a lo largo de este curso con la instalación de ventiladores en aquellos colegios donde aún no los tienen. Además, plantará árboles y construirá zonas de sombra en los patios de cara al próximo verano. La intención es mitigar el calor cuando lleguen las altas temperaturas y evitar las quejas de profesores, alumnos y padres del pasado año.

Padres de alumnos de la Casa del Niño esperan más mejoras

Después de una década, los alumnos de Educación Infantil y Primaria del colegio San Isidoro y Santa Florentina ubicados en la Casa del Niño dejaron ayer las aulas prefabricadas instaladas en el patio y asistieron a clase en las dos permanentes rehabilitadas por la Consejería de Educación. Lo hicieron tras la vuelta a clase después de la Navidad. Los padres de los alumnos se mostraron muy satisfechos con las mejoras realizadas, pero esperan que la Comunidad Autónoma continúe con su plan de adecentar aún más las instalaciones que dan a la calle Licenciado Cascales.

El compromiso es que se construya un comedor escolar, más aseos y una sala de usos múltiples. Los trabajos, según apuntó el presidente de la Asociación de Padres de Alumnos (APA), Pedro de Jódar, podrían comenzar durante el próximo verano. En este momento el proyecto está en proceso de redacción para después sacarlo a concurso. La Consejería de Educación tiene reservado en sus presupuestos alrededor de un millón de euros para acometer estos trabajos, según indicaron fuentes de ese departamento regional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos