Educación dividirá el Politécnico para impulsar los estudios de FP

Varios alumnos salen del IES Politécnico por la puerta principal./Antonio Gil / AGM
Varios alumnos salen del IES Politécnico por la puerta principal. / Antonio Gil / AGM

El instituto será Centro Integrado de Formación Profesional para dar cursos a desempleados; y CC OO teme que el plan incluye quitar Bachillerato

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

La Consejería de Educación ha retomado su idea de convertir el Instituto Politécnico, ubicado en la barriada Virgen de la Caridad, en un Centro Integrado de Formación Profesional (CIFP), como ya lo son el Hespérides, el Carlos III y la antigua Escuela de Hostelería desde 2011, para darle un mayor impulso a los estudios de FP. Este proyecto supondría dividir el centro en dos, para evitar que los alumnos de estos estudios y los de Secundaria estén mezclados, y una sustancial mejora de las instalaciones en un futuro.

La Comunidad Autónoma hizo el primer intento en 2012, pero el proyecto quedó aparcado por la crisis económica. Ahora, ha vuelto a ponerlo sobre la mesa, dentro de su estrategia de fomentar la FP. Fuentes de la Consejería indicaron que se trata de una iniciativa que aún está en su fase inicial de estudio, por lo que evitaron dar una fecha de cuándo podría ser realidad.

Qué es un Centro Integrado de Formación Profesional (CIFP)
Es un centro que imparte ciclos de FP, así como cursos para desempleados y trabajadores. También forma para conseguir Certificados de Profesionalidad.
Qué se consigue con este tipo de centros
Impulsar la FP y ayudar al estudiante, ya sea joven en formación inicial, trabajador empleado y desempleado a mejorar su formación.

La idea de Educación es convertirlo en Centro Integrado de Formación Profesional, algo que supondría, además, impartir cursos a desempleados, para facilitar su acceso al mercado laboral, y a trabajadores en activo, para incrementar su formación en la propia empresa. También tendrá entre su oferta la expedición de Certificados de Profesionalidad, que capacita a una persona a desempeñar con todas las garantías un trabajo que ya estaba realizando.

La intención es continuar fortaleciendo la FP Dual, un tipo de formación donde el alumno compagina sus estudios en el centro con las prácticas remuneradas en una empresa. En este caso, el Politécnico fue pionero en la Región de Murcia en poner en marcha esa modalidad, en la planta de Repsol ubicada en Escombreras. La primera promoción se graduó en 2014.

En su fase inicial

La directora del centro, Rosa Laborda, explicó ayer que es una iniciativa que aún está en su fase más incipiente y que por parte de la Consejería de Educación «no hay nada decidido». Para ella, la división de las instalaciones para impartir por un lado Formación Profesional y por otro Secundaria, supondría un beneficio para ambas, «ya que impulsaría unos estudios, sobre todos los de FP, que ahora son muy demandados».

El antiguo Instituto Bastarreche también pasó hace siete años por un proceso similar. Entonces, Educación dividió el centro y creó dos nuevos. Por un lado quedó el Santa Lucía, donde el profesorado imparte Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y Bachillerato; por otro, el CIFP Hespérides, donde la oferta formativa incluye una docena de ciclos relacionados con la rama marítimo pesquera, entre otras.

En el caso del Politécnico quedaría el centro de Secundaria y Bachillerato, donde ahora hay alrededor de 300 alumnos, y el de FP, donde hay unos mil, aproximadamente. Estos estudian 21 ciclos relacionados con las familias profesionales de Química, Construcción, Electricidad, Electrónica, Mantenimiento y Automoción.

Aunque no es Centro Integrado, el Politécnico imparte desde hace años cursos para desempleados y trabajadores, organizados por el Servicio de Empleo y Formación (SEF). Cuando sea efectiva la reforma, los nueve cursos de ahora pasarán a multiplicarse por dos o por tres, como ocurrió en el Hespérides.

En este sentido, el secretario de Acción Sindical de CC OO Enseñanza, Jorge Castillo, denunció que los planes de Educación incluyen la supresión de los dos cursos de Bachillerato, a los que acuden unos cincuenta alumnos. Pero la Consejería desmintió al sindicalista. «Ni hay intención ni hemos valorado en ningún momento esa medida», dijo un portavoz oficial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos