Los dueños de las ermitas del Monte Miral tienen seis meses para iniciar su arreglo

Dos ermitas del Monte Miral, en una imagen de archivo./P. S. / AGM
Dos ermitas del Monte Miral, en una imagen de archivo. / P. S. / AGM

El monasterio de San Ginés de la Jara sale de la lista roja de monumentos en peligro de ruina que elabora la asociación Hispania Nostra

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

La sociedad inmobiliaria Portmán Golf dispone de seis meses para iniciar la primera fase de restauración de las cinco ermitas del Monte Miral. El Ayuntamiento concedió a finales de enero la licencia de obras al proyecto de recuperación visado por la Comunidad Autónoma. Así, se da cumplimiento a la obligación de los dueños de evitar, en primera instancia, que continúe el deterioro de estructuras.

Las construcciones forman parte del conjunto monumental de los siglos XVI al XVIII cuya cabecera está en el monasterio de San Ginés de la Jara y que tiene la calificación de sitio histórico. La Comunidad Autónoma le concedió ese grado de protección el año pasado. Tras décadas de abandono, varios incendios y otros episodios de vandalismo, los dueños de los inmuebles están obligados a actuar sobre los daños causados en los techos desprendidos en los tabiques derrumbados y en la suciedad diseminada.

Los dueños
La sociedad inmobiliaria Portmán Golf presentó un proyecto a petición de la Comunidad, para consolidar las ermitas.
La Administración regional
Cultura calificó las ermitas como sitio histórico, lo cual obliga a los propietarios a conservarlo.
El Ayuntamiento
Urbanismo concedió licencia el 26 de enero. Los dueños tienen seis meses para iniciar obras, tras ser notificados.

La expedición de la licencia para recuperar las ermitas coincide con el ecuador de las obras de restauración del monasterio de San Ginés de la Jara. Su buena marcha ha llevado a la prestigiosa Asociación Hispania Nostra, formada por expertos independientes en la conservación del patrimonio histórico y cultural, a sacarlo de su lista roja de monumentos amenazados por la ruina. La buena noticia fue echa pública el pasado viernes en las redes sociales por medio de un comentario en la cuenta de esta organización. «Recuperado el monasterio de San Ginés de la Jara en Cartagena, que sale de la Lista Roja del Patrimonio. ¡Enhorabuena a todos los cartageneros!», rezaba el texto.

El recinto monacal, que alcanzó su máximo esplendor en los siglos XVII y XVIII, fue incluido en el listado de bienes en peligro de venirse abajo en 2015, junto con una larga sucesión de emplazamientos de toda la Región. Cartagena se llevó la palma como el municipio con más edificios amenazados. Dos años después, el proyecto de inversión de un millón de euros en recuperar el edificio situado junto a la autovía de La Manga está al 50% de ejecución. Hispania Nostra ha reconocido los progresos en la consolidación de muros y en el saneamiento de los tejados con la revisión de tejas y la eliminación de las que estaban rotas y defectuosas. También la restauración integral del claustro y de varias estancias como la cripta y el refectorio.

La promotora de las obras, Hansa Urbana, ha cumplido hasta ahora con su compromiso de recuperar el monumento. Sus cálculos son que las obras concluirán satisfactoriamente en un año, según las indicaciones de la Dirección General de Bienes Culturales. Sin embargo, ha pedido ya en repetidas ocasiones al Ayuntamiento que determine qué pretenden hacer con ese edificio. Hasta ahora se ha hablado sobre todo de un inmueble de uso educativo, quizás universitario. La elección final condicionará la última fase de los trabajos de restauración.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos