«No dormimos tranquilos»

Vecinos y víctimas de la última oleada de robos, anoche, portando una pancarta, a las puertas del local social de La Aljorra. /Antonio Gil / AGM
Vecinos y víctimas de la última oleada de robos, anoche, portando una pancarta, a las puertas del local social de La Aljorra. / Antonio Gil / AGM

Un centenar de vecinos de El Albujón, La Aljorra y Pozo Estrecho salen a la calle para exigir que se refuerce su seguridad tras la última oleada de robos

RUBÉN SERRANOCartagena

Fue en un enclave distinto, pero ante el mismo número de personas y bajo un mismo lema: no más robos. Los vecinos de El Albujón, La Aljorra, San Isidro y Pozo Estrecho vivieron anoche un 'dejà vu'; un año después de la última vez, volvieron a protestar por la oleada de robos que han sufrido en viviendas, comercios y calles, durante los tres últimos meses. «Cansados, pero dispuestos a dar guerra», unas cien personas se concentraron en la calle Gaspar de Portola, junto al local social aljorreño, para «exigir» más policías en sus calles.

En la manifestación no faltaron los representantes vecinales de dichas diputaciones ni miembros de la Federación de Asociaciones de Vecinos. También acudieron representantes de MC y Ciudadanos. Los afectados, al grito unísono de 'No más robos', entre otros mensajes, portaron una pancarta de cuatro metros. La protesta fue impulsada por los aljorreños. «Hemos enviado escritos a la Delegación del Gobierno y al Ayuntamiento, y no nos hacen caso. Estamos cansados, pero no nos van a parar», aseguró Francisco Cavas, presidente vecinal.

Los residentes de esta diputación llevan «más de una década» exigiendo la construcción de un cuartel de la Policía Local, unas dependencias similares a las que ya hay en Pozo Estrecho, El Algar y Cabo de Palos. Los aljorreños piden este refuerzo ciñéndose al Plan Estratégico municipal, según el cual les corresponderían 16 agentes (en vez del punto de información actual). Los vecinos de Pozo Estrecho y El Albujón también se sumaron para pedir «más guardias civiles» en el cuartel de esta última localidad, que da cabida al resto de pueblos. «Esto tiene que parar. Por desgracia, siempre estamos igual. Solicitamos una entrevista con el concejal de Seguridad (Francisco Aznar), pero no se preocupa», recriminó la representante vecinal de Pozo Estrecho, Sonia Montoya

Patrullas nocturnas

Los agentes de la Benemérita detuvieron la semana pasada a un marroquí de 28 años como presunto autor de una decena de robos en La Aljorra. «Las penas no son suficientes, porque a los cuatro días están otra vez en la calle», criticó Cavas. Como ya hicieron el año pasado, los aljorreños volverán a montar patrullas nocturnas por las calles, a partir de este viernes. «Estuvimos así tres meses, no sabemos hasta cuándo durará esto. No dormimos tranquilos», señalaron los afectados. Fuentes de la Delegación del Gobierno aseguraron que sí hay guardias civiles suficientes, y la alcaldesa, Ana Belén Castejón, se comprometió a pedir autorización a Hacienda para cubrir 47 vacantes que hay en la Policía Local.

El medidor de bisfenol A de La Aljorra sigue pendiente de poner

La instalación de un dispositivo para medir los niveles de bisfenol A en La Aljorra sigue sin fecha de instalación, lamentó el presidente vecinal, Francisco Cavas. «El concejal Francisco Calderón me llamó ayer [por el martes] y me dijo que es una idea que está prevista. Imagino que eso significa que lo instalarán pronto, en el campo de fútbol». Cavas también envió al Ayuntamiento un escrito alertando de una plaga de mosquitos en veinte calles.

Fotos

Vídeos