Un dispositivo fruto de 4 años de esfuerzos

Servicios Sociales culmina este año los esfuerzos que comenzaron entre 2012 y 2013, para crear un sistema coordinado de atención a los más desfavorecidos en el que las entidades privadas y sin ánimo de lucro se dedicaran a sumar esfuerzos y multiplicar los resultados, en lugar de hacerse la competencia. La tarea comenzó durante el último gobierno del PP, con Antonio Calderón como concejal. Él fue quien puso coto a las ansias de Cruz Roja, que pugnó incluso por montar un albergue permanente en sus instalaciones de la calle Gisbert, sin sopesar si esas necesidades estaban ya cubiertas por la Hospitalidad de Santa Teresa. Tras este y algunos desajustes más, Calderón dejó encarrilado un sistema que su sucesora, Carmen Martín del Amor, del PSOE, ha perfeccionado y hecho más completo. Este año tres son las instituciones que salen con unidades móviles. Dos de ellas disponen de residencias: más pequeña y céntrica la de Cáritas y más grande la de la Hospitalidad. Sobre esta base, se aplicarán las mejoras necesarias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos