«Con el dinero del parking come una familia»

Un hombre paga en el parquímetro, en el parking descubierto del Santa Lucía. / Jose María Rodríguez / AGM

Los usuarios critican que los precios en el Hospital Santa Lucía son «abusivos», sobre todo para quien tiene familiares ingresados, y exigen que sea gratuito

RUBÉN SERRANOCartagena

En la terraza del Hospital Santa Lucía da la sombra y sopla el viento. Es un lugar ideal y frecuentado por los familiares que tienen a sus allegados en planta. Concha Marín es una de ellas. Apoyada en la barandilla, junto a la cafetería, mira al horizonte pensativa: lleva toda la mañana metida en la habitación con su madre, que padece un problema respiratorio en el pulmón y, por desgracia, suele acudir a menudo al centro sanitario. Concha pasa allí los días y, pese a que es de Mazarrón, no puede permitirse pagar el aparcamiento. «Tiene que venir mi marido a recogerme, porque lo que se paga en el parking no es normal. No nos lo podemos permitir. Con esos 20 euros que te cuesta puedo poner la televisión, desayunar, comer y cenar en la cafetería», explica.

Conchi es una de las miles de personas que cada día utilizan este aparcamiento en Cartagena, dividido en dos partes: la zona exterior, de unas 800 plazas, cuesta 1,38 euros la hora; la cubierta, más cara, sale a 1,46. La primera tarifa, de hace nueve años, era de 0,58 céntimos. «Aquí no viene uno al cine ni de vacaciones. Es vergonzoso que que tengamos que pagar esos precios cuando venimos a cuidar de nuestros mayores. Mi marido también está delicado de salud, pero me tiene que traer en coche. Es un robo. Además, si aparcas donde se colocan los gorrilas siempre tienes el miedo de que luego te encuentres un cristal roto». Lo mismo critica Juana Mari, gobernanta de hotel.

El contrato de la empresa que administra el parking, Isolux Corsán, expiró la semana pasada y ahora la concesión está en precario, hasta que la Comunidad Autónoma tome una decisión. Unos días antes de finalizar el acuerdo, la corporación municipal (a excepción del PP) y representantes de la Plataforma por la Sanidad Pública pidieron la gratuidad del servicio y el fin de las «elevadas tarifas». Pero el plan que la Administración regional tiene en mente es distinto: la idea es reducir los precios, techar el aparcamiento exterior y ampliar el parking gratuito para los profesionales de la sanidad.

ASÍ LO VEN Alicia Carmona Ama de casa«Es muy caro y debería ser gratuito. Hemos llegado a pagar hasta 10 euros en una mañana» Carolina Sánchez Profesora«Un día aparcamos en Urgencias y nos cobraron 7 euros por estar tres horas. Es un abuso» Bienvenido González Jubilado«Acabo de pagar 3,50 euros y he estado menos de tres horas. Es carísimo. Menudo negocio» Rosa Castejón Jubilada«Mi marido tiene problemas de corazón y venimos a menudo. Se nos van 5 euros»

Los usuarios coinciden en que los precios son «abusivos, bastante caros, desorbitados y con los que come una familia», y la opción de sacar unos bonos mensuales tampoco contentan. «Un día lo puedes pagar pero en mi caso, que suelo venir varias veces, ya se nota. Uso un carné, pero de todos modos sigue siendo caro. Esto es un servicio público y no puede ser que cada vez que venga aquí me deje cinco o seis euros, por menos de tres horas», critica Vanesa Ortega.

Igual de molesto se muestra el óptico José Manuel García, que acaba de pagar 1,75 euros «por algo más de una hora. Cuando vienes al hospital, nunca sabes cuándo vas a salir. Es una barbaridad». Emilio Hernández, que se dirige a su vehículo con el ticket en la mano, asegura que deberían habilitar «un espacio gratuito, aunque esté más retirado», porque, en su opinión, lo que pagan los usuarios «es exagerado».

Quienes más lo notan son los familiares de larga estancia, como es el caso de José María Moreno. El hermano de este pintor industrial tiene cáncer y no se separa de él durante el día. Por las noches, se turna con su otro hermano. «Soy mileurista y me sale más caro el parking que trabajar. Me dejo aquí la mitad del sueldo. No tengo otra opción. No me fío a dejarlo al lado de los gorrillas, hay gente de todo tipo y te pueden romper algo. Mi hermano y yo nos dejamos una fortuna, una burrada, por lo menos 25 euros, incluso más si nos quedamos aquí a comer. Es una vergüenza».

En la cafetería está la joven Almudena Picón, que acaba de terminar su media tostada de tomate. «Es excesivo, no considero que en un hospital se deba cobrar esa cantidad de dinero. Para eso pagamos la Seguridad Social. Cuando dejas el coche tres o cuatro días, el bolsillo te lo deja pelado. Venimos varias veces al mes y he estado ingresada. Nos dejaron una tarjeta mensual, pero ya es bastante. Por desgracia tenemos que venir dos o tres veces al mes», lamenta.

La Comunidad Autónoma tiene pensado seguir el plan anunciado el pasado 27 de julio, según aseguró ayer un portavoz de Sanidad, y descarta la idea de hacer el aparcamiento gratuito. Ese día, la alcaldesa, Ana Belén Castejón, aseguró que, en el caso de no obtener una respuesta positiva, instaría a la Administración regional a devolver la parcela de 20.000 metros cuadrados, cedida para el proyecto fallido de una Escuela de Enfermería. También dijo que, llegado el momento, el Ayuntamiento se encargaría de tomar las riendas para prestar un servicio de parking gratuito.

Más

Fotos

Vídeos