Desembarco en el barroco

Unos turistas observan a unos músicos por el mercado./J. M. R. / AGM
Unos turistas observan a unos músicos por el mercado. / J. M. R. / AGM

Tres mil 'cruceristas' llenan las calles del mercado de época, que alegra el centro todo el fin de semana

C. R.CARTAGENA

Fácilmente reconocibles por sus pantalones cortos desmontables y sus zapatillas deportivas, tres mil viajeros de los tres cruceros que ayer llegaron a la ciudad para conocerla durante unas horas dieron lustre al Mercado Barroco que permanece instalado en pleno corazón del centro histórico.

«Se llevan artesanía y pequeños objetos de recuerdo para regalar a la familia», explicaba sin tregua un guía al frente de uno de los grupos que en su recorrido por la ciudad se dio de bruces con los originales productos que venden muchos de los 120 artesanos instalados entre las plazas de la Merced y la de San Francisco: desde piezas de bisutería hasta cuadros con los escudos de los equipos de fútbol españoles de relumbrón. Otros visitantes pertenecientes a los pasajes del 'Prinsendam', del 'Veendam' y del Thomson Dream' se perdieron entre los cartageneros que, cada vez más, disfrutan del aperitivo en los bares de las calles Honda y Jara.

La actividad comercial decreció pasadas las dos de la tarde en los puestos instalados en el eje Duque-Campos, pero se incrementó en los emplazamientos hosteleros del mercado de época. A esa hora tempranera para los locales, algunos turistas ya disfrutaban de cócteles acompañados de música, al sol que calentaba la esquina de la Plaza de San Francisco con Campos. En cambio, eran los cartageneros quienes comenzaban a llenar el asador de carnes y embutidos instalado hasta esta tarde en el Lago.

El Mercado Barroco seguirá abierto hoy, día en que se esperan cerca de 1.900 turistas a bordo del crucero 'Tui Discovery'.

Fotos

Vídeos