El descontrol de los vertederos ilegales crece y afecta ya al monte San Julián

Residuos de obra en el monte San Julián, con el Hospital Santa Lucía justamente detrás./Pablo Sánchez / AGM
Residuos de obra en el monte San Julián, con el Hospital Santa Lucía justamente detrás. / Pablo Sánchez / AGM

La Policía sorprende a la empresa que arregla La Curra tirando escombros en el cerro; y a la que obra en Trovero Marín, frente al Parque de Seguridad

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

Por más que los agentes de la Unidad de Medio Ambiente de la Policía Local se esfuerzan a diario en vigilar el trasiego de camiones en el municipio, y siguen detectando y sancionando el vertido irregular de residuos en montes, ramblas y parcelas rurales, el descontrol de las escombreras ilegales no hace sino aumentar en Cartagena. El Ayuntamiento sigue sin aprobar una ordenanza específica sobre la gestión de los restos de la construcción, y tampoco aclara públicamente qué medidas está adoptando para forzar la retirada de muebles, plásticos y otras basuras, en el intento de recuperar los entornos naturales afectados.

Pero lo peor es que empresas a las que adjudica contratos de obras, o que trabajan como subcontratistas, incumplen su obligación de entregar los trozos de asfaltado, de losas y otros desechos de construcciones municipales a los gestores autorizados para su tratamiento, reciclaje y reutilización. Haciendo gala de una sensación de impunidad, abandonan sin más los materiales en parcelas situadas tanto en la ciudad como en los barrios y diputaciones. Ejemplos son los entornos del monte de la Chimenea, en Lo Campano; de la antigua cantera El Corral, cerca del Hospital Santa Lucía; de la pinada de Las Seiscientas; y de la rambla de Benipila, a la altura de Los Segados.

Uno de los últimos ejemplos de esta práctica nociva para el medio ambiente ha sido la descarga en el monte San Julián de residuos procedentes, según la Policía, de las obras que la Autoridad Portuaria promueve para la «mejora del entorno urbano y del vial de servicio entre la Grúa Sansón y La Curra, en la dársena de Cartagena». Según fuentes municipales, los agentes multaron hace unos días a la empresa contratista, Construcciones Urdecón SA, que ganó el concurso público por 1.330.467,89 euros, tras una inspección en San Julián, en el distrito de Santa Lucía.

La Comunidad sanciona a una cantera ubicada en Escombreras y forzará la restauración ambiental

Un proyecto del Puerto

Un portavoz del Puerto, que depende del Ministerio de Fomento y que preside Antonio Sevilla, aseguró a 'La Verdad' que la institución desconocía lo ocurrido. No obstante, anunció la apertura de una investigación para aclarar el presunto incumplimiento del plan de gestión de residuos, así como un refuerzo del control interno para evitar que esto se repita en otros proyectos.

Otra de las sanciones más llamativas propuestas de manera reciente por la Policía Local la recibió la mercantil Construcciones María García Martínez SL, por echar presuntamente en un solar residuos trasladados desde la Plaza Trovero Marín. Según la denuncia de los municipales, restos de las obra de remodelación del entorno de la estación de autobuses y de la antigua Plaza de Bastarreche (denominada ahora Puertas de San José), cuyo presupuesto asciende a 123.746,60 euros, acabaron de manera sorprendente junto a la carretera de La Unión, en unos terrenos ubicados frente al Parque de Seguridad, sede de la propia Policía.

La labor de los agentes, cuyas denuncias llegan al departamento de Disciplina Ambiental del Consistorio, para que este fije el importe de las multas y otras medidas sancionadoras, permitieron ya que la Comunidad Autónoma estreche el cerco sobre un vertedero ilegal en Escombreras. A raíz de una inspección policial realizada en septiembre, la Dirección General de Medio Ambiente abrió un expediente sancionador a Excavo SL, empresa que gestiona la cantera Las Balsetas, y ha decretado la suspensión de la actividad de gestión de residuos ejercida en ella.

Un portavoz de la Consejería de Medio Ambiente informó de que los funcionarios emitieron un informe según el cual «en las instalaciones se ha estado efectuando operaciones de eliminación de residuos propias de una instalación de vertedero, sin la preceptiva autorización y de manera incontrolada». Además, detectaron «otros incumplimientos de la autorización ambiental única, respecto de la actividad de gestión de residuos».

La Comunidad impuso también una serie de obligaciones al titular de la cantera, «en orden a la restauración ambiental de los emplazamientos posiblemente afectados por el vertido de residuos».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos