Degustaciones entre compra y compra

Los estudiantes, ayer, preparando las bandejas con tartar de atún./LV
Los estudiantes, ayer, preparando las bandejas con tartar de atún. / LV

Ochenta alumnos de la Escuela de Hostelería sirven tapas gratuitas a los clientes del Mercado de Santa Florentina hasta hoy

RUBÉN SERRANOCARTAGENA

Cargados con los carros de la compra y revisando el listado de productos, los clientes del Mercado de Santa Florentina que ayer buscaban los arreglos para la cena de Nochebuena se encontraron, por sorpresa, con una treintena de jóvenes estudiantes de la Escuela de Hostelería, que montaron su puesto y sirvieron una variedad de tapas gratuitas para todos los gustos: desde el clásico vaso con caldo y pelota de pava a elaboraciones más creativas, como un langostino bañado en salsa de yogur a la menta.

Los alumnos pertenecen a los grados formativos de Cocina y Pastelería y Restauración en Servicios, y desde esta semana ponen a prueba el paladar de los clientes de la plaza municipal de abastos; empezaron el lunes y las degustaciones finalizan hoy, en una jornada ininterrumpida de 10 a 13 horas. En total, pasarán por el mercado 80 aprendices.

«Me acabo de comer un tartar de atún y no había probado uno igual en mi vida. Estos chicos cocinan de maravilla, y encima el trato al cliente es estupendo. No cabe duda de que apuntan maneras», dijo Raquel Zoco, una de las clientas que pudo degustar la tapa de atún rojo, cuyas recetas son «fáciles de aprender y elaborar y, encima, muy deliciosas», apuntó uno de los docentes del Centro Integrado de Formación Profesional, Juan José García.

Los futuros chefs también sirvieron un chocolate con bizcocho, para entrar en calor, una causa a la limeña (plato típico del Perú) y un cóctel mimosa: mezcla de zumo de naranja y cava. Los productos, facilitados por los empresarios de la plaza de abastos, se agotaron a las doce y media. «La gente ha arrasado con todo. Estamos muy satisfechos; nos han dicho que estaba todo riquísimo», apuntó la alumna Miriam Paza. María del Carmen Pinilla, otra clienta, sentenció: «Está todo buenísimo. Avisaré a mis amigas y repetiré mañana [hoy para el lector]».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos