«Lo damos todo por hallar a Omar»

Meshari y Hani Almotairi, con una copia del pasaporte y una imagen de su hermano, en Cartagena./LV / AGM
Meshari y Hani Almotairi, con una copia del pasaporte y una imagen de su hermano, en Cartagena. / LV / AGM

La familia de un saudí que cayó de un crucero ofrece 8,200 euros para encontrarlo

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

«Iremos por los hospitales y por las cárceles, recurriremos a los pescadores, haremos lo que sea para encontrar a nuestro hermano. Incluso ofrecemos una recompensa de 10.000 dólares (8.200 euros) para quien nos dé una pista que nos lleve a hallarle. No perdemos la esperanza de que siga con vida, pero si no es así, queremos sus restos para honrarlos en nuestro país», explicaba Meshari Almotairi, junto a su hermano Hani. Ambos han hecho más de dos mil kilómetros desde su país, Arabia Saudí, para encontrar a Omar Salman, de 34 años, que supuestamente cayó al mar desde el crucero 'Norwegian Spirit' cuando pasaba frente a las costas de Cartagena, el 3 de abril.

En los casi dos meses que han transcurrido desde entonces, la familia del desaparecido se ha movilizado, ha activado una investigación sobre los hechos y ha encontrado algunas respuestas. El juzgado de Instrucción 1 de Cartagena ha abierto unas diligencias sobre la desaparición y la Comandancia de la Guardia Civil tiene también conocimiento de los hechos, tal y como los conocen Meshari y Hani.

La desaparición
Omar cayó al mar del 'Norwegian Spirit' el 3 de abril, a 30 millas de Cabo de Palos.
La investigación
El juzgado de Instrucción 1 la dirige.

La pista sobre el accidente la dio otro miembro de la familia, un hermano que reside en Australia y que rastreó internet hasta encontrar la noticia de la desaparición de un saudí que viajaba solo en el 'Norwegian Spirit', en la travesía entre Málaga y Alicante

Todo sucedió cuando el barco pasaba a 30 millas náuticas (más de 50 kilómetros) de Cabo de Palos. «Al parecer, un empleado del barco vio a nuestro hermano inclinarse de espaldas sobre la barandilla y caer al mar, de manera accidental. Esa persona relató que Omar dejó sus pertenencias al lado del lugar por el que se precipitó», relató Hani. Una actitud como esa podría inducir a pensar en un suicidio. Pero su hermano menor cree lo contrario «¿Por qué dejar el teléfono?. ¿Si te vas a quitar la vida, qué mas te da», comenta. Su hermano Meshari recuerda, asimismo, que Omar era muy religioso y que el suicidio también es pecado para el Islam.

Un testigo desconocido

Las noticias sobre ese supuesto testigo no les fueron dadas a conocer a los familiares en primera instancia, por parte de la central de la naviera en Londres. Cuatro hermanos de Omar, entre ellos Meshari y Kamal, viajaron primero a Madrid y luego a Barcelona, donde acabó la travesía del crucero, con representantes diplomáticos de Arabia Saudí en España. Con la ayuda de la Guardia Civil y de los juzgados de la Ciudad Condal, tuvieron acceso al acta proporcionada por la naviera, en la que aparecía la declaración atribuida a al operario filipino. Este aseguraba, en ese escrito, haber visto como Omar desapareció entre las aguas, en la madrugada del día 3. Sin embargo, ni Meshari ni Hani han tenido noticias directas de ese operario.

Recuperaron todos sus efectos personales y se conjuraron para no perder la esperanza «Sabemos que las posibilidades de que siga vivo escasean. Pero no pensamos rendirnos», apuntó Meshari.

Tanto él como Hani han instalado su cuartel general en un hotel de Cartagena, desde donde llevarán a cabo todas las iniciativas necesarias para encontrar a su hermano. El anuncio, en prensa, de una recompensa de 10.000 dólares (8.200 euros al cambio) es una de sus grandes apuestas. Pero solo a cambio de algo que conduzca de manera efectiva a encontrar a Omar, vivo o muerto. «La memoria de nuestro hermano merece que lo demos todo», explicaron sus dos parientes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos