«Hemos cumplido nuestro deber»

Castejón entrega su placa a Carmen Barbero Conesa, en presencia del concejal de Personal, Francisco Aznar./j. m. rodríguez / agm
Castejón entrega su placa a Carmen Barbero Conesa, en presencia del concejal de Personal, Francisco Aznar. / j. m. rodríguez / agm

La alcaldesa despide con honores a los 27 funcionarios jubilados en el último año. «Tenéis las puertas abiertas para contarme vuestras experiencias», dice Castejón, antes de entregar las placas conmemorativas

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

«Empecé como auxiliar administrativa, cuando no había ni Constitución ni ordenadores. Saqué la plaza sin enchufes, por méritos como escribir a a máquina a 400 pulsaciones por minuto. Ahora 42 años después, me llevo la sensación del deber cumplido en el servicio a los ciudadanos», explicó Carmen Barbero Conesa, nada más recibir ayer en la Sala de Ceremonias del Palacio Consistorial, la placa de honor por su jubilación, junto a 26 compañeros.

La alcaldesa, Ana Belén Castejón, les entregó a todos las menciones y les agradeció los servicios prestado en este acto que se ha convertido en la antesala del día de Santa Rita, patrón de los funcionarios, el viernes. Todos, desde Eduardo Adama, que se retira con 15 años en el puesto, hasta Carmen Barbero agradecieron el detalle.

«Las cosas han cambiado mucho desde que entré en la Policía Local, casi todas para mejorar el servicio que prestamos», aseveró Ceferino García, que se incorporó en 1981 al cuerpo, después de siete años en la iniciativa privada. «No te vayas, quédate. Aún te pueden quedar unos años de trabajo», le decían, en tono de broma, desde las butacas del pequeño auditorio en el que se reunieron familiares y amigos de los trabajadores salientes. Pero el oficial Ceferino lo tiene claro. «He trabajado muy a gusto, pero ha llegado el tiempo de descansar», contestó.

Ceferino y Carmen compartieron con Juan García, Santiago Pérez, Antonio García, Juan Miguel Zubillaga, Juan Gabriel Peche y Domingo García los aplausos más sonoros, como los más veteranos de la promoción saliente, con más de 35 años de servicio. La más veterana de todos se emocionó. «Yo me incorporé apenas con veinte años al área de Urbanismo, cuando el alcalde era Luis Roch. He pasado por cuatro edificios municipales: el Palacio Consistorial, el de Sor Francisca Armendáriz, el 'Peregil' de la Ronda Ciudad de La Unión y el edificio de la calle San Miguel. Tramité expedientes urbanísticos, recogí peticiones en el Registro e incluso gestioné los reclutamientos de la 'mili', una gestión que antes corrían a cargo del Ayuntamiento», recordó Carmen Barbero. Entre lágrimas, solo lamentó no haber compartido el día con su hermana, el único pariente vivo que le queda y a la que le fue imposible acompañarla.

Barbero recordó a algunos de los jefes que más le enseñaron, «desde Joaquín Ferrández, que fue secretario municipal, hasta Francisco Lauret, concejal de Urbanismo a cuyas órdenes también trabajé».

Todo eso quedó atrás a partir de ayer. «Ahora empezáis una etapa nueva. Que, como dijo Cher, 'nadie os diga que soy demasiado mayores para cantar rock and roll... o dedicar vuestro tiempo libre a lo que queráis», les dijo la alcaldesa. Castejón tuvo el detalle de dirigirse personalmente, tras la ceremonia, a varios de los ex funcionarios más veteranos. «Tenéis la puerta de la alcaldía abierta, para contarme vuestra experiencia o decirme lo que queráis», les dijo.

Cierre por Santa Rita

El acto de ayer fue la antesala de las celebraciones en honor de la patrona de los funcionarios. Los servicios municipales ordinarios y los de atención al público, excepto los de Emergencias, permanecerán inactivos ese día. Entre las actividades festivas organizadas en esa jornada destacan una ruta motera, con salida a las nueve y media de la mañana desde la Plaza de San Francisco hacia la playa de Bolnuevo (Mazarrón) y paella posterior en el Centro de Recursos Juveniles. Por la noche hay prevista una cena baile en La Cartuja, a partir de las nueve y media.

«Perdimos 128 empleados en 5 años, sin poder relevarles»

«La plantilla municipal ha perdido, en los últimos cinco años, a 128 de sus miembros por las jubilaciones sin tener opción de relevarles», según informó el concejal de Personal, Francisco Aznar, tras el acto de reconocimiento a los 27 del último año. Los retiros en ejercicios anteriores fueron 27 (2017), 30 (2016), 31 (2015) y 18 (2014). En la Policía Local, uno de los servicios más sensibles, se marcharon 18 empleados (13 agentes, 3 cabos, dos sargentos y un oficial). Las vacantes superan ya las 70 y hay menos de 300 agentes en activo. Entre los bomberos ha habido 11 jubilaciones desde 2014 y su número ha caído a los 85 trabajadores a pleno rendimiento. Personal ha detectado, además, una tendencia de los funcionarios municipales a plantearse el retiro con un año de antelación, para esquivar el riesgo de que el Gobierno central modifique la base de cálculo de las pensiones y eso reduzca el pago mensual. «Todo nos obliga a sacar cuanto antes las plazas de las nuevas promociones en los cuerpos de Seguridad y Emergencias, entre otros», dijo Aznar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos