Cueva Victoria, un referente mundial para el estudio del clima

Imagen de la entrada al yacimiento paleontológico de Cueva Victoria.

Mª DEL CARMEN BERROCAL CAPARRÓS. ARQUEÓLOGA

Mucho se ha hablado este último año sobre Cueva Victoria, una cueva-mina situada en las proximidades del Cabezo de San Ginés de la Jara; la realización de visitas mensuales desde enero del 2017 ha supuesto un importante canal de difusión para este desconocido yacimiento paleontológico referente en su género. A partir de esta iniciativa municipal, unas 1.200 personas han podido recorrer un paisaje subterráneo singular que dibuja bóvedas de roca propias de catedrales, con impresionantes interiores sustentados por pilares tallados por los propios mineros y cavidades delicadamente inundadas por la luz que entra a través de las aberturas de los pozos. Un espectáculo mágico, hecho a partes iguales por la naturaleza y la mano del hombre, digno de visitar, con un considerable valor geológico, histórico y sobre todo paleontológico.

Así mismo, la exposición sobre Cueva Victoria, 'Out of Africa', que ha ido recorriendo el último año toda la Región de Murcia, ha supuesto para el público en general una muestra evidente de la rica fauna cuaternaria que aquellas arcaicas hienas transportaron a su cubil para alimentar a sus crías, destacando ciervos y caballos, sin olvidar otros grandes animales como el mamut, rinoceronte, oso de las cavernas, grandes felinos (tigre dientes de sable, panteras, pumas), incluso algún delfín y una foca. Componiendo un excepcional registro de fósiles debido a la gran cantidad de especies encontradas en la cueva y pertenecientes al Pleistoceno inferior, más de un centenar de animales que habitaban los bosques del campo de Cartagena y del entorno del Mar Menor hace más de 800.000 años.

María del Carmen Berrocal Caparrós Arqueóloga y Directora General de Patrimonio Histórico y Arqueológico del Ayuntamiento de Cartagena

Las dataciones de los fósiles, especialmente de los primates, convierten a este yacimiento en un lugar clave para explicar la dispersión de los primeros homínidos que llegaron a Europa procedentes de África, convirtiéndose en un hito internacional para el estudio de las migraciones de los antepasados remotos de nuestra propia especie.

Por si todo esto fuese poco, hay que mencionar que un grupo de científicos alemanes de Institute of Geosciencies Johanes Gutenber de la Universidad de Maguncia están realizando una investigación sobre la evolución del clima a través de un muestreo en los espeleotemas o estalagmitas del interior de la cavidad. La investigación dirigida por los profesores Alexander Budsky y Denis Scholz incorpora a Cueva Victoria en el estudio mundial del clima de los últimos 500.000 años. Estas investigaciones están permitiendo reconstruir el clima del pasado, analizando los cambios climáticos que sucedieron hace cientos de años, tema que está muy de actualidad pero para comprenderlo hay que remontarse necesariamente al pasado.

Al respecto, se puede asegurar que cada 100.000 años se produce una variación en el clima hacia periodos más secos y los investigadores han podido demostrar que hace unos 12.000 años el clima comenzó una deriva hacia una etapa más cálida y seca, situación que nosotros padecemos en la actualidad.

Para realizar estos estudios que se remontan a tantos años atrás, la clave está en las características de los estratos que forman las estalactitas en el interior de la cueva, los cuales van creciendo por capas, siendo mayores y más evidentes cuando no se producen glaciaciones. Precisamente en este aspecto el sureste peninsular se convierte en un lugar privilegiado porque no se vio afectado por las glaciaciones, como ocurrió en el resto de Europa. Posteriormente, las muestras recogidas son fechadas con métodos científicos muy especializados, como la datación por isótopos radioactivos de uranio-torio, utilizada para datar materiales formados por carbonato de calcio y que permite secuenciar con total precisión el clima de los últimos 500.000 años.

La gran fiabilidad que aporta la estratigrafía de Cueva Victoria está permitiendo conocer con gran exactitud la evolución del clima por lo que es considerada a nivel internacional como el primer lugar de observación del clima histórico en el sureste europeo, a diferencia de las estaciones estudiadas en el centro y el norte de Europa, donde las condiciones climáticas han sido menos estables.

El proyecto que realiza la universidad alemana de Maguncia cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Cartagena y próximamente se va a instalar en el interior de la cueva un laboratorio de seguimiento del clima actual que permitirá conocer con regularidad la evolución del mismo. El próximo año el equipo de investigadores presentará sus trabajos en nuestra ciudad, donde podremos conocer las conclusiones de sus análisis.

En definitiva, Cueva Victoria, la joya paleontológica del período Pleistoceno, no deja de sorprendernos porque también se ha convertido en un referente de la historia del clima europeo del último medio millón de años. De este modo los lugares más recónditos de esta cavidad también nos puede ayudar a conocer y buscar soluciones a uno de los mayores problemas actuales del planeta.

Fotos

Vídeos