Crecen las quejas vecinales por la 'invasión' en el centro y la Policía pone nuevas multas

Un hombre pasa junto a una terraza del casco antiguo.
Un hombre pasa junto a una terraza del casco antiguo. / P. S. / AGM

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

Las quejas vecinales, y de algunos empresarios de hostelería, por la ocupación de aceras y plazas va en aumento, sobre todo en el casco antiguo, en la Alameda de San Antón y en las calles Príncipe de Asturias y Jiménez de la Espada. En esta zonas, las terrazas no dejan, en muchos casos, el espacio suficiente para el paso de peatones y personas con movilidad reducida, en la mayoría de las ocasiones porque los empresarios instalan más mesas y sillas de lo que tienen concedido y porque se salen de los metros que han acordado con el Ayuntamiento.

Para erradicar las quejas, el Ayuntamiento comenzó a delimitar las terrazas con marcas en el suelo en octubre. Desde entonces, solo se ha señalado veladores del casco antiguo, ochenta en total, según fuentes municipales. Según el concejal de Vía Pública, Francisco Aznar, tan solo queda la Plaza del Rey y la calle Real.

Tras ello se continuará por el resto del municipio, sobre todo, por calles céntricas y peatonales. Desde entonces, el departamento que dirige Aznar ha sancionado a decenas de establecimientos. El edil no pudo precisar el número exacto. Esta semana ha multado a dos nuevos establecimientos con 1.500 euros, ambos ubicados en la calle Puerta de Murcia, por sobrepasar el espacio autorizado y colocar un toldo sin permiso, respectivamente.

El edil añadió que se intensificarán los controles para acabar con las quejas de los vecinos. Fuentes municipales añadieron que los bares pueden ocupar más espacio de lo permitido siempre y cuando haya iniciado el trámite de legalización y no ocupen la entrada a otros negocios ni a viviendas.

Fotos

Vídeos