Cospedal confirma que el primer submarino S-80 estará para 2022

La ministra pasa revista a un grupo de marineros en formación, a su llegada a la Base de Submarinos./Antonio Gil / AGM
La ministra pasa revista a un grupo de marineros en formación, a su llegada a la Base de Submarinos. / Antonio Gil / AGM

La ministra garantiza en su primera visita a la Flotilla de Submarinos los trabajos necesarios en los S-70 hasta que sean relevados por los nuevos

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOLCartagena

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, confirmó ayer, en una visita realizada a la Base y Flotilla de Submarinos de la Armada, en el Arsenal Militar, la previsión de su departamento de poner en servicio dentro de cuatro años la primera unidad de la nueva serie S-80 Plus. «Estoy convencida de que el S-80 será un gran submarino y les quiero asegurar que, mientras tanto, en los S-70 haremos todo lo que tengamos que hacer pagara garantizar su navegabilidad y seguridad», aseguró la ministra, en el discurso que dirigió al personal de la Flotilla.

Cospedal visitó esa instalación dentro del recorrido que realiza por todo el país para conocer el funcionamiento de unidades y bases punteras de los tres ejércitos. En Cartagena estuvo acompañada por el jefe del Estado Mayor de la Armada, almirante general Teodoro López Calderón, el comandante de la Flotilla, capitán de navío Alejandro Cuerda Lorenzo, así como por el presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, y el delegado del Gobierno en la Región, Francisco Bernabé. Ambos realizaron con ella solo la primera parte de la visita.

Durante unos minutos, la ministra conoció el funcionamiento de los simuladores de los S-80 Plus, donde las tripulaciones llevan meses realizando el adiestramiento necesario para la entrada en servicio de esos buques, mucho más tecnificados y modernos que los que hay en servicio. Cospedal destacó la «formación continua de los submarinistas», a los que animó a seguir «preparándose» de cara al futuro. La incorporación de los nuevos barcos, a partir de 2022, será «un gran reto» también para la industria naval española, que le va a «permitir dar un salto cualitativo» por su complejidad técnica «y que vamos a poder llevarlo hasta el final», añadió.

En su primera visita a una instalación militar de la ciudad, Cospedal siguió en el edificio principal de la Base una breve presentación sobre el Arma Submarina y una explicación sobre las capacidades operativas de los tres barcos de la clase S-70 que hay en servicio, pese a tener una antiguedad superior a los treinta años y haber superado su vida útil gracias a frecuentes trabajos de mantenimiento y modernización. Estos son el 'Mistral', en navegación; el 'Galerna', sometido a obras de gran carena en Navantia; y el 'Tramontana', disponible en su base. Defensa ha garantizado cuantas grandes carenas sean necesarias hasta su relevo por los nuevos S-80.

En ese último submarino embarcó durante cerca de cuatro horas para asistir a diez millas del puerto de Cartagena a distinstas maniobras de inmersión y seguridad en el interior del buque. Según la Armada, la ministra conoció así «más de cerca el trabajo que se realiza a diario en el interior de un submarino», cuya tripulación tiene encomendadas labores de vigilancia, protección a la fuerza naval, apoyo y disuasión.

Cospedal recordó a los 44 tripulantes del submarino argentino ARA 'San Juan', desaparecido desde noviembre en aguas del Atlántico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos