Un comercio sin persianas

Los hermanos Díaz, junto a Patri, su tutora de la asociación de autismo Astrade, en la tienda de comestibles./A.C.
Los hermanos Díaz, junto a Patri, su tutora de la asociación de autismo Astrade, en la tienda de comestibles. / A.C.

Tres hermanos autistas abren una tienda de comestibles en el Mercado Santa Florentina para ganar independencia y realizarse como personas

C.R.Cartagena

Gonzalo, Ruge y Enrique Díaz son tres jóvenes autistas dispuestos a demostrar que, en el campo de la integración social, las persianas están para levantarlas. Y eso mismo es lo que, literamente, vienen haciendo desde que hace diez días pusieron en marcha un puesto en el mercado municipal de Santa Florentina; no solo quieren vender alimentos de larga duración, sino también pretenden demostrar que son capaces de desempeñar un trabajo que les ayuda a realizarse como personas y a ser independientes. Dos de ellos estarán vendiendo en Mercadisflo todos los días, junto a Patri, una encargada que los ayudará en sus tareas, y un tercero que lo hará de refuerzo los días festivos. Todo ello es posible gracias a la ayuda económica de sus padres.

El nuevo establecimiento ofrece productos típicos de la gastronomía española. Destacan entre ellos el aceite de Jaén, legumbres, pimentón elaborado por Astrade y conservas, algunas de ellas tan singulares como la de rabo de toro.

Gonzalo explica que ha tenido otros trabajos, aunque que con esta iniciativa comercial pretende ganar dinero para poder comprarse lo que quieran en el Salón del Manga de Cartagena, del que es muy aficionado.

Apoyo de Astrade

Su hermano Enrique está encantado con su nuevo cometido. «Me gusta atender y despachar a la gente. Estoy aprendiendo a saber cuánto vale cada producto», reconoce. Patri, a modo de tutora, es la encargada de comprobar que las cuentas y los cambios son los correctos.

Los hermanos Díaz recibieron ayer la visita del primer teniente de alcalde, Juan Pedro Torralba, quien explicó que el Ayuntamiento trabaja para darle el valor que se merece al Mercado Santa Florentina. En breve, habrá una segunda fase de reestructuración de los puestos del mercado, y la reforma del parking. Mientras eso llega, los hermanos Díaz levantan cada día la persiana de su tienda y la de la integración.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos