«Construir la Ciudad de la Justicia es esencial»

Carlos Contreras, en una sala de vistas del Palacio de Justicia de Cartagena./Pablo Sánchez / AGM
Carlos Contreras, en una sala de vistas del Palacio de Justicia de Cartagena. / Pablo Sánchez / AGM

En el ecuador del mandato, el juez decano de Cartagena, Carlos Contreras de Miguel, reclama más medios personales y materiales, nuevos órganos judiciales y un complejo que acabe con la dispersión actual

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

En enero cumplió sus dos primeros años como juez decano de Cartagena, tarea en la que sustituyó al actual magistrado de la Audiencia Provincial Jacinto Areste, quien estuvo veintiséis. En el ecuador del mandato, el titular del Juzgado de Lo Social 1, Carlos Contreras (Cartagena, 1966, casado y con 3 hijos), reivindica más medios materiales y humanos. Además, sostiene, es «esencial» construir una Ciudad de la Justicia, para acabar con situaciones como el retraso en la apertura del segundo Juzgado de Familia por falta de sitio en Ángel Bruna.

- ¿Cómo ha vivido esta primera mitad de su mandato?

- A nivel personal, la experiencia es muy positiva. Yo me presenté al Decanato, sin saber muy bien dónde me metía, y estoy muy contento. He puesto toda la ilusión y me he sentido muy arropado por los compañeros. Para mí, es lo positivo de este cargo. El decano tiene una capacidad de decisión limitada, se trata de ser útil a los otros jueces, ostentar la representación institucional del colectivo y encauzar sus necesidades y aspiraciones, y por extensión de todos los profesionales de la Administración de Justicia.

«El nuevo juzgado de Familia estaría abierto ya, si hubiera sitio en el Palacio o en una infraestructura nueva. Hay que sacar el Social 2, pero ha habido dificultades con el alquiler de un local»

- ¿Cuáles son las principales preocupaciones a día de hoy? ¿La situación es mejor, igual o peor que cuando usted llegó al cargo en cuanto a carga de trabajo, retrasos...?

- Las necesidades son conocidas. Necesitamos medios materiales y nuevos órganos judiciales, y las instalaciones se han quedado pequeñas. Si le digo la verdad, salvo la creación del juzgado de Familia, mejoras, mejoras... ha habido muchas novedades, sobre todo en el ámbito de la implantación del expediente judicial electrónico o expediente digital. Pero aparte de eso, no se me ocurre ninguna mejora.

- ¿A qué lo atribuye?

- Depende del tipo de necesidades. Básicamente, hablamos de necesidades materiales. Por lo tanto, se trata de dificultades presupuestarias. Aquí, en Cartagena, lo esencial sería disponer de una Ciudad de la Justicia, porque este edificio se nos ha quedado pequeño. Tenemos ya tres juzgados fuera de la sede principal, el nuevo juzgado de Familia va a suponer que otro salga del Palacio... Ésa es la primera necesidad. A partir de ahí, ya viene casi todo lo demás, las necesidades son muy antiguas. Hacen falta más juzgados y más plazas de jueces. Se convocan oposiciones con muy pocas y la ratio por habitantes, en comparación con otros países de la Unión Europea, es muy baja. Es una cuestión de voluntad política y de presupuestos. En una democracia, en un Estado de Derecho, que funcione la Justicia es fundamental.

- ¿Cree posible, a medio plazo, abrir juzgados de Lo Mercantil y Menores? ¿Cuánto puede afectar la falta de una Ciudad de la Justicia?

- Habrá que ir creando nuevos órganos, aunque tengan que salir del Palacio de Justicia, haya que buscar locales y la dispersión sea cada vez mayor. Pero la creación de órganos no puede pararse. Parece que para los abogados Lo Mercantil y Menores son prioridades. A mí me da la impresión de que no está previsto. Los jueces de primera instancia han solicitado la creación de otros dos juzgados, porque el nuevo estará especializado en Familia, aunque también podrá llevar asuntos civiles ordinarios. En Lo Penal, tras la creación del juzgado número 3 yo diría que la carga de trabajo es razonable. Y en Lo Social, el tiempo de respuesta es aceptable.

- La Guardia Civil dejó de vigilar el edificio el año pasado. ¿Cómo se ha suplido esa labor de vigilancia en el edificio de Ángel Bruna?

- La Guardia Civil dejó la vigilancia de forma definitiva. Éste era el único Palacio de la Región donde se mantenía, y en cierto modo era una anomalía. En cuanto a la seguridad privada, volvemos a lo mismo: disponibilidad presupuestaria. Hemos intentado dar la mejor cobertura posible, pero los domingos por la tarde y en horario nocturno no hay vigilancia, aunque el edificio está cerrado, salvo circunstancias excepcionales. Una de ellas fue la oleada de pateras. Se hizo encaje de bolillos, para tratar de mantenerlo abierto.

- ¿El Palacio está preparado para llegadas masivas de inmigrantes como las del otoño pasado?

- No, es imposible atender ese tipo de situaciones. El presidente del Tribunal Superior de Justicia se reunió con nosotros antes de Navidades para hacer un protocolo, de forma que si se produce alguna situación excepcional no tengamos que tomar decisiones de forma improvisada, como se hizo. Un equipo de trabajo llegó a la conclusión de que a partir de cien inmigrantes, aproximadamente, es materialmente imposible afrontar la situación. Habría que habilitar, como se hizo, otro local más grande.

- La apertura del segundo juzgado de Familia, el Instancia 7, se ha retrasado al 30 de septiembre, lo que ha desatado nuevas críticas al Ministerio de Justicia y al Consejo General del Poder Judicial, sobre todo del Colegio de Abogados. ¿Cómo de grave considera la situación?

- La situación nos preocupa a todos. El juzgado actual registra una entrada de asuntos del 191% sobre el número previsto por el Consejo General del Poder Judicial. La prueba de que el Tribunal Superior de Justicia es consciente de la situación es que, de los tres órganos creados este año en la Región, dos van a ser especializados en Familia: uno en Murcia capital y otro en Cartagena. Y en cuanto al retraso en la puesta en funcionamiento, volvemos a lo mismo, la falta de espacio. Si hubiera sitio en el Palacio, probablemente ya estaría abierto o próximo a su apertura. La tramitación del alquiler del local lleva su tiempo, la gerente me ha comentado que hay dificultades y eso es lo que lo está retrasando la apertura. El nuevo juzgado va a quedarse en el Palacio, porque se entiende que es conveniente, pero tiene que salir otro órgano. Va a ser el Social 2, porque el 3 ya está fuera y el mío [Social 1] no puede salir, en principio, porque tenemos el Decanato. El elegido es el Social 2. Pero ahora mismo no hay local donde ubicarlo.

- El juzgado único provincial sobre hipotecas está colapsado y muchas demandas llegan de Cartagena. ¿Ve necesario que estas causas se vean aquí y no en Murcia, e incluso crear un juzgado específico?

- Muchas, muchas causas son de aquí. En el Decanato, todos los martes y miércoles la letrada se tira dos horas haciendo poderes de gente para poder litigar fuera de Cartagena, y la mayoría son para este tipo de demandas. El juzgado de Murcia está colapsado. Es un problema que no está teniendo una respuesta suficientemente eficaz. Pero tampoco me consta que esté planteada la creación de un juzgado en Cartagena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos