Cine Central versus Anfiteatro

Fachada principal del Cine Central, en la Plaza de la Merced. /José María Rodríguez / AGM
Fachada principal del Cine Central, en la Plaza de la Merced. / José María Rodríguez / AGM

La Comunidad ve lentitud en el Ayuntamiento para su licencia de obras y viceversa. Cultura lamenta que la limpieza del edificio del Lago, que solo durará 20 días, está bloqueada por exigencias de Urbanismo desde la primavera

EDUARDO RIBELLESCARTAGENA

Casi dos años de preparativos acumula el plan de recuperación del Anfiteatro Romano, sin que se haya movido una piedra, mientras la restauración del Cine Central lleva ocho meses de preparativos, que no se confirman con ninguna actuación concreta. La responsabilidad es cruzada, ya que el Ayuntamiento promueve la primera actuación y necesita el permiso regional para iniciarla y la Administración autonómica impulsa la segunda y precisa de una licencia municipal de obra que está en trámite. La paciencia comienza a agotarse en las dos administraciones, que muestran sus extrañeza por ello.

El Ayuntamiento ha decidido ejercer un control previo exhaustivo del proyecto regional de convertir el Cine Central, ahora abandonado, en un centro cultural para el disfrute de los cartageneros. La Comunidad se hizo con el inmueble en diciembre del año pasado, al ganar la puja en una subasta. Desembolsó algo más de 500.000 euros e inmediatamente presupuestó 200.000 para hacer obras preliminares y redactar el proyecto de restauración, este año. Su objetivo es transformar el antiguo cine, ahora abandonado en la Plaza de la Merced, en un centro cultural y de arte en el casco histórico. Además, lo ofreció como sede del Festival Internacional de Cine de Cartagena (FICC).

Los primeros trabajos en el Lago fueron adjudicados en primavera, por 14.000 euros, a la empresa Continental Obras y Mantenimientos. El objetivo es limpiar el interior, eliminar elementos superfluos e instalar una iluminación provisional para hacer la reforma posterior, cuyo proyecto va a comenzar a ser redactado este mes. Según explicó un portavoz de la Consejería de Cultura, ha habido que aplazar unas obras que solo durarán veinte días, «porque el Ayuntamiento se las toma como si formaran parte ya de la reforma integral del edificio».

El Gobierno local cree que el regional demora una obra previa a la excavación arqueológica

En el Gobierno local, de PSOE y MC, niegan que haya intención alguna de demorar esas tareas. «Lo que pasa es que esta empresa presentó la petición de la licencia el 28 de julio, en vísperas de las vacaciones de agosto. Además, se le ha requerido que especifique su legitimación para actuar en el cine», subrayó el coordinador municipal de Desarrollo Sostenible, Jesús Giménez Gallo.

Asimismo, este departamento ha pedido un informe específico de esa actuación emitido por la Dirección General de Bienes Culturales, dado que el Cine Central está en la zona delimitada como entorno de un Bien de Interés Cultural (BIC): el Palacio de Aguirre.

Los planes del Gobierno regional eran tener el Cine Central en activo como centro cultural a finales de 2018, pero el nuevo consejero de Cultura, Javier Celdrán, ya dejó ver que no esperaban conseguirlo hasta 2019.

Dos años de desencuentros

Las relaciones entre la Consejería de Cultura, antes en manos de Noelia Arroyo y ahora comandada por Celdrán, y el Ayuntamiento no han sido fáciles en los últimos dos años. Los conflictos comenzaron con el anuncio, en 2016, de la apertura de un expediente por la cobertura de la excavación del yacimiento púnico-romano de la Plaza de la Merced, que la Comunidad, gobernada por el PP, subrayó que se había hecho sin su permiso. No hubo consecuencias, pero ese incidente marcó el inicio de una relación complicada. María Comas, directora regional de Bienes Culturales cuando eso pasó, cesó en el cargo esta primavera, pero la situación del Central no ha mejorado.

Desde el Ayuntamiento advierten que hay otro proyecto en el que es la Comunidad la que tiene que agilizar la expedición de permisos. La coordinadora municipal de Arqueología, María del Carmen Berrocal, espera el de la Dirección General de Cultura al proyecto de instalar la estructura que permitirá excavar en una de las zonas más valoradas del Anfiteatro Romano, sin dañar el doble anillo de la antigua Plaza de Toros.

«Remitimos la petición el pasado 11 de julio y no sabemos por qué no hemos recibido respuesta», indicó Berrocal. De esas prospecciones depende la realización del plan director final, que definirá la restauración de todo el monumento. «Le estamos prestando atención preferente. Somos los principales interesados en que salga adelante», aseguró un portavoz de la Consejería de Cultura. Berrocal no puede hacer otra cosa que esperar. Hace pocos días confirmó que tiene dinero listo para llevar adelante esta primera obra. Pero sin el permiso, no podrá ser contratada y el presupuesto quedará bloqueado hasta mediados del año que viene, con lo que se perdería otro año.

Fotos

Vídeos