Cinco barcos hundidos en la I Guerra Mundial se unirán a la oferta de turismo de buceo

Cinco barcos hundidos en la I Guerra Mundial se unirán a la oferta de turismo de buceoGráfico

Comunidad y centros que organizan visitas trazan un plan para atraer a más buceadores, con nuevos puntos de inmersión entre Cabo de Palos e Isla Grosa

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

Los carboneros 'Tordhisa', (Noruega), 'Doris' (Italia), 'Alavi' (Reino Unido) y Despina Michelinos' (Grecia) fueron torpedeados por el submarino alemán U35 entre la noche del 13 de octubre y la madrugada del 14 de ese mismo mes de 1917, en plena Primera Guerra Mundial. Sus restos, junto al carguero 'Francolí' (España), que fue igualmente destruido un año después por un sumergible germano, esta vez por el UB49, descansan en el Mar Mediterráneo, frente a la costa de La Manga, entre Cabo de Palos e Isla Grosa. Se trata de cinco joyas que se esconden bajo el mar y que la Comunidad Autónoma y la Asociación de Centros de Buceo de la Región quieren incluir en la oferta de turismo submarino, para atraer a más amantes de este deporte en todo el mundo.

Los pecios reposan entre 40 y 100 metros de profundidad, muy cerca los unos de los otros y fuera de la reserva marina de Cabo de Palos e Islas Hormigas. Su belleza naval, solo vista por unos pocos especialistas que se atreven a bajar a esas profundidades, serviría de atractivo para un sector que crece ya al año un 10%. «Aunque son inmersiones muy técnicas, creemos que tendrían bastante tirón en países del norte de Europa, como Noruega, donde hay cientos de especialistas», explicó el presidente de la Asociación, Daniel Martínez.

La idea surgió hace unos años, cuando los centros de buceo comenzaron a colaborar con la Armada en la creación de un listado con el patrimonio subacuático de la Región. La intención es que se puedan realizan visitas guiadas a los pecios incluso en el momento en que se disponga, por parte del Ministerio de Cultura, su excavación arqueológica.

Un submarino alemán los torpedeó y desde hace cien años reposan frente a La Manga

Actualmente, en la Región existen cuatro zonas para hacer submarinismo recreativo. La primera está compuesta por La Manga, Isla Grosa y Cabo de Palos; la segunda, por Cartagena y La Azohía; la tercera, por Mazarrón; y la cuarta, por Águilas. La más solicitada, con diferencia, es la reserva marina de Cabo de Palos e Islas Hormigas, concretamente para ver el Bajo de la Testa, el Bajo de Piles 1, el Bajo de Piles 2 y el Bajo de Dentro.

Permisos de Medio Ambiente

A todo ello se le podría sumar, si el Ministerio de Medio Ambiente da los permisos necesarios, esos cinco puntos. Han sido elegidos, además de porque les une la historia, porque los cuatro primeros se intentaron ayudar cuando el submarino U35 les atacó sin cuartel.

El único que no tiene conexión con ellos es el carguero mercante español que transportaba fertilizantes. Este fue el primer buque perdido por la recién inaugurada compañía Transmediterránea, el 1 de octubre de 1918, cuando el sumergible UB49 del comandante Erhensberber rompió fuego contra este mercante sin previo aviso, obligando a los 26 tripulantes a saltar a los botes salvavidas. El instructor del centro de buceo Rivemar Sergi Pérez ha visitado todos y cada uno de eso pecios y los describe como «los fantasmas de bellas estampas que se esconden bajo el agua».

El número de barcos hundidos en esta zona es tan amplio que daría para crear varios puntos más de inmersión. Las empresas de buceo tienen contabilizados trece buques. Entre ellos, el más famoso y visitado por la poca profundidad a la que se encuentra es 'El Naranjito', un mercante español llamado, originalmente, 'Isla Gomera', de 60 metros de eslora, y que se hundió una noche de tormenta de 1946, cuando se desplazó la carga de naranjas que llevaba. De ahí el sobrenombre que le pusieron.

Los empresarios pretenden captar a clientes más técnicos del norte de Europa

El proyecto comenzó ayer a dar los primeros pasos en una reunión que mantuvo el director general de Transportes, Costas y Puertos, José Ramón Díez de Revenga, con representantes de los centros de buceo. La intención de la Comunidad Autónoma es impulsar este sector económico, «porque su recorrido es aún muy importante». «Tan solo hay que poner las herramientas necesarias en manos de los empresarios», comentó Díez de Revenga. Y añadió: «La riqueza y belleza de los fondos marinos, unido a unas condiciones meteorológicas excepcionales, convierten a la Región en un destino de buceo de primer orden y con gran potencial de crecimiento».

Para ganar clientes, la asociación, de la mano de la Comunidad, acude a ferias a nivel europeo. Entre ellas, las de París, Londres y Birmingham. «Estamos dando a conocer el destino, porque a pesar de que haya dos reservas marinas y toda la riqueza submarina que esconden, inigualables en todo el mundo, es aún la gran desconocida. Para impulsar este sector en Cartagena, los centros de buceo han preparado la 'Ruta Sub'. Se trata de animar a los submarinistas a hacer un recorrido por diez puntos de interés y una vez acabada, el aficionado tendría acceso a regalos y visitas gratis. Además, quieren crear un sello de calidad para los 25 socios incluidos en la asociación.

Más

Fotos

Vídeos