Castejón toma las riendas para abaratar el agua y mejorar la limpieza y el transporte

Ana Belén Castejón, en el centro, junto a una colaboradora del área de Comunicación y a otro periodista, ayer en el Palacio Consistorial./José María Rodríguez / AGM
Ana Belén Castejón, en el centro, junto a una colaboradora del área de Comunicación y a otro periodista, ayer en el Palacio Consistorial. / José María Rodríguez / AGM

La alcaldesa esgrime su poder de «control» de Infraestructuras, área que gestiona MC, y dará «directrices» respecto a Hidrogea, FCC, Alsa, El Batel y el Palacio de Deportes

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

«No se puede estar de espaldas a las empresas», pasado el ecuador de la legislatura debe actuar con «decisión» para cumplir las promesas electorales y tiene las competencias para «controlar, supervisar y dar directrices» a todos los concejales de su equipo de gobierno. Estas fueron las tres grandes razones que la alcaldesa de Cartagena, la socialista Ana Belén Castejón, dio ayer para justificar el inicio de una ronda de contactos con las principales empresas concesionarias de servicios municipales, para desbloquear asuntos como la bajada del recibo del agua, la mejora de la limpieza de las calles y del transporte en autobús. También busca reducir la subvención por la gestión cultural del Auditorio El Batel y abrir el Palacio de Deportes, en este último caso previo diálogo con las compañías constructoras del edificio, cuyas obras empezaron en el año 2006.

La regidora, quien convocó un desayuno informativo en el Palacio Consistorial para anunciar cuáles serán sus prioridades durante las próximas semanas, tras su reciente baja por maternidad, dijo que la primera reunión será el martes 7, con Hidrogea. Dio las gracias al socialista Juan Pedro Torralba por su tarea como alcalde en funciones y, puso en primer plano que la propuesta de la concesionaria del servicio de aguas para reducir la parte variable de las tarifas un 6,6%, lo que se traduciría para el ciudadano en menos de un 3% del recibo que paga cada dos meses, es «absolutamente inaceptable».

A la vista del estudio de costes recién acabado por los funcionarios, apuntó la alcaldesa, la disminución debe ser notablemente mayor. Castejón evitó dar cifras, si bien advirtió de que no va a «escribir una carta a los Reyes Magos con una bajada irreal». Su apuesta es por un cambio «posible y real», y fuentes municipales indicaron que, de manera oficiosa, la contraoferta es del 10%, pues esa es la cantidad que apunta el informe técnico, entregado ya a la compañía. La clave es que, según el área de la Concejalía de Infraestructuras, el coste del servicio es de 39 millones de euros, seis menos de lo que asegura la compañía.

LAS CLAVES 1 Hidrogea ofrece bajar el recibo del agua un 3% y el Ayuntamiento plantea un 10% 2 FCC debe poner ya 20 limpiadores más en la calle. Su contrato se revisará al alza 3 Mejora de la línea 7 (Los Dolores y Santa Ana) y enlace con la zona oeste por Alsa 4 Es obligado subvencio-nar a Sonora- Gestípolis por El Batel, pero se le pagará menos 5 Diálogo con Emurtel-Dragados, para abrir el Palacio de Deportes

En cuanto a la limpieza viaria, la primera autoridad municipal exigirá el viernes 10 de noviembre a Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) que ponga todos los medios necesarios para acabar con el déficit en el mantenimiento constatado por los técnicos de Infraestructuras, un área que gestiona el socio de gobierno de los socialistas: Movimiento Ciudadano (MC).

Los funcionarios han echado en falta la presencia de una veintena de operarios para limpiar las calles, y la alcaldesa quiere que ese agujero sea cubierto de inmediato. Eso sí, la regidora avanzó que el Consistorio atenderá la demanda de la compañía para modificar al alza el presupuesto, ya que el contrato se ha quedado obsoleto y no recoge la ampliación las zonas asignadas a FCC en los últimos años. Fuentes municipales indicaron que eso podría suponer unos cinco millones de euros al año más, para cubrir las nóminas de los trabajadores que ahora no están en el Ensanche, Barrio Peral, Los Dolores y otras zonas de la ciudad.

Como primer paso, el Consistorio desbloqueará el pago de unos seis millones de euros a la compañía, bloqueados dos meses por Infraestructuras. Se seguirá así el criterio de la Asesoría Jurídica, que a preguntas de la concejal de Hacienda, Isabel García (de MC), ha advertido de que es obligatorio abonar los servicios ya prestados, aunque luego se pueda discutir una posible devolución por «deficiencias» en su prestación. También está pendiente abonar 4 millones de euros en atrasos a FCC por los contratos ya caducados de limpieza de edificios municipales, limpieza de colegios y mantenimiento de parques y jardines. El miércoles 8 será la reunión con Alsa, para reclamarle mejoras en el servicio de autobús, y en particular un aumento de la frecuencia de paso en la línea 7 (que une Cartagena con Los Dolores y Santa Ana), y una conexión con los pueblos de la zona oeste. Acerca de lo primero, Castejón dijo que es la más utilizada, con 100.000 viajeros al mes, y que ahora pasa cada quince minutos.

Ronda de reuniones

El jueves 9 será el turno de la Unión Temporal de Empresas Gestípolis-Sonora, que gestiona el Auditorio Municipal El Batel. Uno de los principales propósitos de la alcaldía es revisar a la baja, «lo máximo posible», la subvención anual que esta empresa recibe. Un informe jurídico municipal advierte de que el contrato de concesión no puede ser rescindido, pero abre la posibilidad de revisarlo, pues se ha cumplido el primero de los tres periodos de cinco años establecido para eventuales modificaciones.

La UTE, que tiene como socio de referencia a Pedro Pablo Hernández, a su vez presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Cartagena (COEC), cobra del Ayuntamiento dos millones de euros al año, de los que se descuenta un millón por el alquiler del edificio.

A pregunta de los periodistas, Castejón dijo que pedirá información a los concejales de Infraestructuras y de Deportes, María José Soler y Ricardo Segado (ambos de MC), respectivamente, sobre el estado del expediente de la Unión Temporal de Empresas Dragadados-Emurtel, para la recepción de la obra del Palacio de Deportes. Este empezó a ser construido en 2006 y sigue sin fecha de apertura. El coste se ha disparado hasta los 21,5 millones de euros.

De esta forma, la primera edil toma las riendas de la relación con las principales empresas suministradoras de servicios al Ayuntamiento, que corresponde en primer término a la Concejalía de Desarrollo Sostenible, dirigida hasta septiembre por el exalcalde José López. Este fue destituido por Castejón, por insinuar que ella y el PSOE favorecen los intereses de Hidrogea.

«Apretar y acordar»

Respecto a los choques con MC, la alcaldesa argumentó que el «supervisar» y «dar directrices» políticas es algo que «ya hizo el anterior alcalde», reseñó respecto a López. Además, subrayó que, sin caer en irregularidades, una cosa es que haya informes técnicos y otra que el Ejecutivo deje pasar las semanas sin tomar «decisiones políticas» clave.

Castejón aseguró que ella es «la alcaldesa de todos los cartageneros, no del PSOE o de MC», y comentó, con sorna, que eso lo entiende hasta un escolar. En todo caso, la regidora, a quien «por motivos de agenda» no acompañó ningún concejal y solo asesores de su equipo (no fueron invitados los de MC), reivindicó el ejercicio de su tarea de coordinación y su liderazgo. Es a ella, señaló, a quien los cartageneros piden ahora cuenta, y demostrará que «no es incompatible apretarles a las empresas» y a la vez intentar llegar a acuerdos beneficiosos para el interés general.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos