Castejón impide comprar una pista de bolos por 275.000 euros y frena a MC

Terrenos usados como pista de bolos cartageneros, junto a la Vía Verde de Barrio Peral. agm/José María Rodríguez / AGM
Terrenos usados como pista de bolos cartageneros, junto a la Vía Verde de Barrio Peral. agm / José María Rodríguez / AGM

La alcaldesa considera «desorbitado» adquirir por ese precio dos parcelas privadas en Barrio Peral, tras descartar Urbanismo la permuta y subir un 78% su propia tasación de 2012

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

Casi un año después de la compra del antiguo Hotel Peninsular por 500.000 euros, por la que el exalcalde José López está imputado por cuatro presuntos delitos de corrupción, la actual alcaldesa, Ana Belén Castejón, ha impedido la adquisición de dos parcelas en Barrio Peral, por 2750.000 euros, a unos particulares. La propuesta partió de la concejal María José Soler, relevo del actual portavoz de MC en la Concejalía de Urbanismo, y tenía el apoyo del resto de ediles cartageneristas.

El pasado día 11, la regidora retiró del orden del día de la Junta de Gobierno Local, presidida por ella y donde ya no está su predecesor, la aprobación de un gasto de 275.121,26 euros en unos terrenos situados junto a la Vía Verde de Barrio Peral y usados, desde hace años, por los vecinos como pista de bolos cartageneros. Soler planteó que el Ayuntamiento desembolsara 246.853,59 euros por un solar de 2.515 metros cuadrados y 28.267,67 por otro de 288 metros. Tienen forma rectangular y pasaron de sistema general de comunicaciones a parcela edificable, dentro del plan especial de la antigua vía ferroviaria, tras anular la Justicia el Plan General de 2012.

Castejón dejó sobre la mesa este asunto, tras advertir que el expediente incluía una cantidad «diez veces superior a la del encabezado», una «cifra desorbitada», según fuentes de la alcaldía. La edil del área de Urbanismo defendió que la medida está avalada por «todos los informes» necesarios, pero la alcaldesa pasó a la siguiente cuestión, al entender que la cantidad era excesiva, sobre todo para un deporte minoritario. Tras analizar con detalle el expediente, Castejón ha afianzado sus «dudas técnicas, económicas y de idoneidad» acerca de esta operación. Entre otras cosas, en febrero pasado Urbanismo emitió un informe respecto a la parcela de mayor superficie, según el cual aquella «no cuenta con calificación específica que legitime su adquisición por causas urbanísticas», aunque podría proceder su compra como «bien patrimonial». Ya en febrero de 2014, los funcionarios indicaron que «la obtención del suelo» no se consideraba como «objetivo prioritario», al necesitar de un plan especial.

En septiembre de 2016, Urbanismo fijó el valor de la finca en caso de ser desarrollada como lo fue una Unidad de Actuación cercana. Los terrenos, junto a la antigua vía del tren, tendrían un aprovechamiento medio del 90%, una edificabilidad de 0,58 metros por metro cuadrado y gastos de urbanización de 40 euros por metro. La segunda tasación es un 78,6% superior a la de diciembre de 2012. Entonces, fue valorada en 138.224,40 euros, 108.629,19 menos.

La Concejalía descartó la permuta por terrenos municipales de valor «equivalente», opción ofrecida por los dueños frente al pago en metálico. Ese intercambio también fue planteado por la Asociación de Vecinos de Barrio Peral en la anterior legislatura y en la actual. Y, aunque el jefe de Urbanismo, Jacinto Martínez, dio en abril de 2016 la orden de iniciar los trámites «para una posible permuta», se optó por comprar. Con José López al frente, Urbanismo, hizo sendas retenciones de crédito, en marzo y abril de este año, en la partida de expropiaciones. Pero Jacinto Martínez ordenó anular esa reserva y retener el dinero en el aparado de compras.

Soler explicó a 'La Verdad' que «se iba a realizar una expropiación, y así se contemplaba al inicio del ejercicio», pero que «al confirmarse la anulación del Plan General, los técnicos la han tramitado como compraventa, por dejar de ser equipamiento». Añadió que los vecinos reclaman «desde hace años» esta operación, y que Urbanismo, Intervención y Asesoría Jurídica «informaron el expediente».

Cautela por el 'caso Peninsular'

Los dueños del solar pequeño registraron su petición en febrero de 2010; y los del grande lo hicieron en noviembre de 2012. La asociación de vecinos, en octubre de 2013, dijo que los propietarios aceptaban la permuta o un «aprovechamiento edificatorio en otro punto de la ciudad». Y en marzo de este año, instaron al concejal de Descentralización, el socialista Juan Pedro Torralba, al acuerdo, tras «veinte años» pidiendo un espacio de titularidad pública para los bolos.

El coordinador del área de Deportes, Eduardo Armada -que depende del edil de MC Ricardo Segado- apoyó en dos informes la compra del suelo para una «actividad de gran interés deportivo, educativo y social» como los bolos cartageneros. Argumentó que se trata de «una modalidad deportiva autóctona», que merece «protección» y «promoción» entre los jóvenes. Unas 250 personas practican este deporte de forma federada en Cartagena.

Castejón ha actuado con «cautela» tras el 'caso Peninsular', respecto al que ha alegado que López no le informó de que uno de los propietarios era miembro de MC. El lunes fue a Barrio Peral y dijo a los vecinos que gastar 275.000 euros en los terrenos impediría realizar otras inversiones en la zona al menos dos años. Estudiará alternativas, como dar aprovechamiento en otra zona, si es posible sin coste para el municipio.

Soler señaló que la permuta y el aprovechamiento tendrían el mismo precio que la compra. Añadió que el intercambio fue desechado «hace años» por implicar «operaciones complejas».

Soler: «Los vecinos los piden. Si hay veto, es por motivos políticos»

La edil de Urbanismo, María José Soler, destacó ayer que la adquisición de las parcelas es «una operación que lleva años reclamándose por los vecinos», para una práctica deportiva «tradicional y no residual»; y que se le dio «el trámite legal por diversos servicios municipales». «Solo «una decisión discrecional de la alcaldesa impide que se lleve a cabo la operación», dijo. Y apuntó que «si la propuesta no entra en la última Junta del año, MC lamentará no poder dar satisfacción a los colectivos sociales y deportivos de Barrio Peral». A su juicio, «no existe explicación técnica o jurídica a la negativa; el veto solo sería entendible por razones de oportunidad política».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos