Casco Antiguo declarará pérdidas en 2016 y se complica su continuidad

Manuel Padín (Cs), con su compañera Ana Rama.
Manuel Padín (Cs), con su compañera Ana Rama. / Pablo Sánchez / AGM

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

La Sociedad Municipal Casco Antiguo tendrá que reconocer en sus cuentas de 2016 un déficit de varios cientos de miles de euros, para que la oposición municipal admita como válido el presupuesto cerrado para ese ejercicio y para que el balance del año pasado pueda ser enviado al Ministerio de Hacienda, y se cumpla con el plan de ajuste del Ayuntamiento. Un asesor de Urbanismo informó a 'La Verdad' de que las cuentas equilibradas que fueron presentadas en el consejo de administración celebrado previo al Pleno fueron rechazadas.

Solo el Gobierno municipal (MC y PSOE) votó a favor. Fue Ciudadanos, que no tenía decidida su posición, quien decantó el rechazo de las cuentas al oponerse junto al PP y Cartagena Sí Se Puede. El motivo es que ninguno de estos grupos considera factible inyectarle 700.000 euros a la sociedad, que en ejercicios anteriores estaba justificada como compensación por la adquisición del Edificio Administrativo San Miguel. Los plazos por la devolución del dinero de la compra, hace diez años, acabaron en 2015, con lo que la nueva asignación en 2016 solo ha podido ser incluida como una transferencia para cubrir un déficit en las cuentas.

Si Casco Antiguo incurre en un nuevo déficit en la liquidación presupuestaria de este año, la legislación obliga a cerrar la empresa o redactar un plan de viabilidad que fiscalice su funcionamiento y concluya si puede seguir en activo.

En el consejo de administración celebrado para abordar la aprobación o no de las cuentas no se resolvió la situación de Casco Antiguo como accionista de Cartagena Joven. La empresa pública tiene el 9% de la propiedad de esta sociedad, que acumula pérdidas millonarias como promotora del complejo de vivienda protegida Finca Buenos Aires, junto a la nacional 332, junto a Molinos Marfagones.

El gerente de Casco Antiguo, Antonio García, es también el responsable de la Oficina de Congresos, cuyo funcionamiento centró una batería de preguntas del PP. El Gobierno local admitió la merma del número de congresos en los últimos años, pero no puso en duda la continuidad de este organismo.

Fotos

Vídeos