Cartageneros hacia Madrid

Un pasajero del tren Altaria Cartagena-Murcia-Madrid se dirige a su vagón antes de la salida del convoy./Antonio Gil / AGM
Un pasajero del tren Altaria Cartagena-Murcia-Madrid se dirige a su vagón antes de la salida del convoy. / Antonio Gil / AGM

TOMÁS MARTÍNEZ PAGÁN

Como seguimos sin AVE, tanto en la Trimilenaria, como en Murcia, a aquellos que quieran hacer más cómodo el viaje a al capital de la todavía unida España les toca tomar café en Albacete y a continuación, embarcar en el AVE que, desde Alicante, enfila proa hacia Atocha. Y en la espera, siempre te encuentras con algún otro cartagenero y también algunos murcianos conocidos del mundo de la empresa, la banca o la universidad.

En uno de mis múltiples viajes coincidí, en el coche número 2, asiento 12 C de ventanilla, con un gran empresario del sector de las nuevas tecnologías de nuestra Trimilenaria, con quien 'pego hebra', haciéndoseme corto el recorrido que hay de allí hasta la Puerta de Atocha gracias a la amena tertulia que mantenemos sobre nuestra ciudad, sus comunicaciones, nuestras fiestas, costas, turismo y gastronomía en la ciudad y su entorno. Me habla del buen tapeo que tenemos y de la dulce situación que atraviesa nuestro Efesé, que va líder, todo lo contrario del Real Madrid, al que ya sabemos todos lo mal que le va en la Liga.

Los dos somos del Madrid, pero él está más que al día de la situación del súper Club de nuestros amores, y muy enfadado con Don Ronaldo Cristiano, Grupo Empresarial a día de hoy y también gran futbolista. CR7 a fecha de hoy, pide cobrar como Messi y para ello, ha ordenado a sus asesores preparar una nueva propuesta económica, porque considera «una falta de respeto» ganar 21 millones siendo «el mejor jugador del mundo», y pide llegar a los 40 millones fijos del argentino.

¡Cuánto ganará Cartagena, y por ende toda la Región con el AVE! En el restaurante Fuego, el aroma a buena leña y a ahumado te envuelve

Esta situación está ya afectando a su rendimiento y, según me comenta mi amigo, en su círculo más próximo CR7 lo que alega es que «no se trata de una cuestión de dinero, sino de estatus», que él quiere quedarse pero necesita un gesto y siempre le dicen «mañana, mañana»...

Los 4 elementos

Mientras nos sirven el exquisito desayuno de abordo, me pregunta si conozco el restaurante Fuego de Madrid, en Hermanos Bécquer 7, y lo cierto es que no tengo el placer, por lo que le pido que me ponga al día. Me cuenta que a él se lo recomendó otro cartagenero, gran conocedor de Madrid, y que pertenece al grupo Los 4 Elementos, que cuenta ya con 2 restaurantes: Fuego y Aire, y en breve tiene previsto abrir Tierra y Mar.

En Fuego, en concreto, su especialidad es realizarlo todo al fuego, ya sea de horno, brasa o ahumado y, nada más entrar en el acogedor local, el aroma a buena leña y a ahumado te envuelve. La cocina está situada en el centro del local, separada por cristaleras, lo que te permite ver todo el trabajo que realizan los cocineros.

Y ya puestos a informar, me recomendó un menú que a él también le habían recomendado y que le había parecido espectacular. Comenzaba con una elaboración en frío de caballa del estrecho semiahumada con crema de espárragos, a la que seguían unas alcachofas cocinadas en ascuas de encina y una tortilla de patatas con Txangurro servida en su propio caparazón con humo.

De plato final, rosbif macerado con Whisky de Malta al horno de leña y de postre, una tarta casera de limón con helado que estaba deliciosa. El vino, un Viña Sastre, con una excelente calidad precio, según me comentaba. Y por si todo esto no fuese suficiente, el trato fue extraordinario, con lo cual quedé en que en la próxima iría a probar sus recomendaciones.

Continuamos hablando de temas de nuestra ciudad y nuestra Región, relacionados esta vez con el agua, pero el agua para regadío de nuestros campos, que está en una situación más que preocupante. Y es que en esta «Mi querida España/ Esta España mía/ Está España nuestra/... Esta España blanca, Esta España negra», que cantaba Cecilia no tenemos arreglo.

Interconectar cuencas

Ponernos de acuerdo y resolver problemas de Estado, como es interconectar las cuencas hidrográficas, parece misión imposible; y si no lo hicieron los partidos cuando tenían mayorías absolutas, ahora que cada día existe menos posibilidad de tenerla, veo muy improbable poder llegar a un acuerdo en el Congreso de los Diputados.

Al verme un poco desesperanzado, me contó una fábula que se había aprendido de memoria de tanto escuchar: «El rabino Isaac tenía un sueño recurrente en el que una voz le ordenaba que viajase a la lejana Praga y que, una vez allí, empezara a cavar debajo del puente que conduce al Palacio Real hasta encontrar un tesoro. Como pasaban los meses y el sueño persistía, al final decidió hacer el largo viaje para comprobar qué había de verdad en esa revelación. Cuando llegó a su destino, constató desolado que el puente era constantemente vigilado por dos soldados. Así que cada día, desde la distancia, se pasaba un buen rato observándoles. Ese gesto no pasó inadvertido al capitán de la guardia que, cuando lo vio llegar una mañana más, se acercó a él para averiguar el motivo de su presencia allí. El rabino, superando sus recelos, decidió confiarle su sueño. El capitán se echó a reír y, a su vez, le confesó al venerable rabino: «¿Sabe usted que si yo hiciera caso de mis sueños estaría buscando por Polonia a un tal Isaac, hijo de Ezequiel, que según mis sueños tiene un tesoro en un rincón de su cocina?». El rabino quedó impresionado y rápidamente regresó a Polonia. Cavó entusiasmado en su cocina y encontró el tesoro. Y es que, a veces, recorremos un largo camino en busca de la felicidad cuando realmente está muy cerca de nosotros, en nuestro interior».

Llegada a la Puerta Atocha

Y sin darnos ni siquiera tiempo a valorar, por la megafonía del coche número dos anunciaban la llegada a la Puerta de Atocha, y los dos coincidimos al unísono en señalar el lujo que va a suponer cuando podamos hacer este recorrido de AVE desde la propia Trimilenaria hasta Madrid ¡Y en tan poco tiempo!.. ¡Cuánto ganará Cartagena, y por ende toda la Región! Llegado el momento de la despedida, cada uno cogió su taxi para dirigirse a su destino sabiendo que, al final, nos volveremos a encontrar en nuestra Trimilenaria del alma.

Me despido hoy satisfecho con este fructífero e inesperado en cuento porque, ya se sabe, tal y cómo decía Baudelaire: «La irregularidad, es decir, lo inesperado, la sorpresa o el estupor, son elementos esenciales y característicos de la belleza».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos