La cámara de un comercio frustra un fraude al seguro con un accidente simulado

Choque contra los dos vehículos en pleno cruce./C.N.P.
Choque contra los dos vehículos en pleno cruce. / C.N.P.

Detienen a cuatro amigos de Cartagena por presunta falsificación del parte sobre el choque y tentativa de estafa

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

Las ciudades tienen ojos y hasta las paredes hablan. La lección ya la han aprendido cuatro amigos de Cartagena, y a buen seguro no la van a olvidar en muchos años. Ahora ya saben que el presunto intento de estafar al seguro en el que se enredaron les salió mal por culpa del lugar elegido para simular un accidente de tráfico, que parecía escogido adrede para que toda la jugada quedara fielmente registrada por la cámara externa de un comercio.

Los hechos se produjeron el pasado diciembre, cuando cuatro jóvenes, tres españoles y un ciudadano de Ghana, de edades comprendidas entre 21 y 28 años, se concertaron con el supuesto fin de fingir la colisión entre dos vehículos y reclamar así indemnizaciones de la compañía aseguradora. De esta forma, usando un coche propio y otro de alquiler, se desplazaron hasta un cruce de calles del barrio de la Concepción, sin regulación por semáforo, y acabaron haciendo chocar los dos vehículos.

Preparados para recibir el impacto (FOTO 1). Choque contra los dos vehículos en pleno cruce (FOTO 2). Llegada de la Policía Local para levantar atestado. (FOTO 3). / C.N.P.

Sin embargo, los preparativos y las extrañas maniobras de los conductores acabaron llamando la atención de un viandante, que alertó a la Policía Local de Cartagena. Los agentes, convencidos de que podía existir un intento de fraude detrás de ese siniestro, dieron cuenta a sus compañeros del Cuerpo Nacional de Policía, que iniciaron una investigación.

Gracias a la localización de una cámara de seguridad de un local comercial, que está ubicado precisamente en ese cruce, los policías no tardaron mucho tiempo en confirmar que el accidente había sido perfectamente orquestado por los implicados con la aparente intención de obtener un enriquecimiento ilícito a costa de las compañías de seguros.

El plan era sencillo, pues se trataba de reproducir una colisión lateral, en la que uno de los vehículos se empotraba contra el otro. Cada uno de los coches iba ocupado por dos personas.

Uno de los vehículos fue declarado siniestro total, mientras que el segundo, el de alquiler, sufrió unos daños valorados en 7.000 euros.

Los agentes de la Policía Nacional pudieron observar en la grabación del vídeo cómo los cuatro amigos disponían los vehículos en calles perpendiculares y se coordinaban para el momento del impacto. Incluso se veía cómo uno de los vehículos daba marcha atrás para luego coger velocidad mientras el conductor del otro turismo le pedía, de forma gestual, que lleve cautela.

Los investigadores han procedido al arresto de los cuatro implicados y han alertado a las compañías aseguradoras, con lo que se ha frustrado la estafa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos