Buscan un uso a la explanada del muelle, al constatar que apenas tiene «vida»

Cinco personas cruzan la explanda del muelle Alfonso XII, ayer por la mañana.
Cinco personas cruzan la explanda del muelle Alfonso XII, ayer por la mañana. / Pablo Sánchez / AGM

El Ayuntamiento pedirá propuestas a los vecinos, hosteleros y comerciantes para «darle alegría» a la zona recién remodelada entre los bares y la Cámara

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

Casi tres meses después de que acabaron las obras de reforma de la explanada del muelle urbano, la que hay entre el edificio de los bares y la sede de la Cámara de Comercio, y constatar que la zona quedó como un páramo, el Ayuntamiento busca ahora dar un uso concreto al área y así rentabilizar el más de medio millón de euros que invirtió la Autoridad Portuaria en cambiar la imagen a una zona que quedó tal y como pidió el anterior alcalde, José López. Para ello buscará el consenso de vecinos, hosteleros, comerciantes y de las distintas organizaciones empresariales del municipio.

Los primeros pasos los dio ayer la alcaldesa, Ana Belén Castejón, que se reunió con el presidente del Puerto, Antonio Sevilla. Fue el primer encuentro de trabajo que mantienen ambos después de que Castejón tomara las riendas del Ayuntamiento en junio.

«Queremos tomar una decisión en común y para ello es necesario sentar alrededor de la misma mesa a todos los agentes que tienen algo que decir al respecto. Tenemos la explanada del puerto diáfana y debemos aprovecharla», dijo la alcaldesa al terminar la reunión, en el Palacio Consistorial.

Hasta el Ayuntamiento ya han llegado varias propuestas por parte de colectivos empresariales y vecinales, pero «queremos consensuarlas con todos los implicados, porque el éxito del proyecto radica en ello. Cuando un Consistorio se empeña en sacar adelante un proyecto que carece del consenso suficiente, porque no ha sabido escuchar a los vecinos, al final fracasa».

Más de medio millón

Sobre las propuestas que han recibido hasta ahora, Castejón prefirió no dar más información hasta que se celebren las primeras reuniones con los sectores implicados. Lo que sí tiene claro la alcaldesa es que «hay que darle vida y alegría a esa explanada, para que sirva de referente a toda la ciudad».

La obra que realizó la Autoridad Portuaria se dividió en dos fases. La primera consistió en el desmontaje de los quioscos que, con poco éxito, ocuparon durante algún tiempo distintos negocios de hostelería. En esa obra fueron invertidos 95.700 euros.

Una vez que acabaron las negociaciones sobre qué uso se le quería dar a la zona, se retomaron las obras. La decisión fue que se quedara sin elementos decorativos, porque lo que se pretendía era ver el mar desde la carretera y la Muralla de Carlos III, desde el agua. De esta forma, quedó descartada la posibilidad de construir una pérgola, de crear espacios ajardinados, de poner juegos infantiles, un barco de época y algún bar de diseño moderno a la altura de la Escala Real, frente a la Plaza de los Héroes de Cavite, como se pretendía en el proyecto inicial. El presupuesto total de esta actuación ascendió a 435.000 euros.

En el encuentro entre ambos representantes también se llegó a un acuerdo para crear una estrategia turística común, para continuar atrayendo visitantes a la ciudad. En este sentido, Sevilla destacó que «hemos pasado de los 61.000 cruceristas que llegaron a lo largo del primer semestre del pasado año, a los 91.000 de este año». Las líneas maestras de ese plan se «irán definiendo a partir de principios del mes de septiembre», añadió Castejón.

Fotos

Vídeos