Un buque con raíces en el siglo pasado

El buque 'Alexander von Humboldt II', ayer, en el Muelle./José María Rodríguez /AGM
El buque 'Alexander von Humboldt II', ayer, en el Muelle. / José María Rodríguez /AGM

Recala en el Muelle el imponente 'Alexander von Humboldt II', que fue construido con un diseño similar al de su antecesor, de 1906

RUBÉN SERRANOCartagena

Con sus 65 metros de eslora y los 42 de puntal de cada uno de sus tres mástiles, el buque escuela 'Alexander von Humboldt II' fue construido hace seis años en la ciudad alemana de Bremerhaven con la finalidad de enseñar las instrucciones básicas de navegación a futuros marineros. El buque escuela, civil y privado, partirá esta mañana del Muelle de Alfonso XII, donde ha estado amarrado en las instalaciones de Yacht Port desde el sábado por la noche, para seguir su ruta por el Mediterráneo.

En el buque viaja una tripulación de 40 personas (14 de ellos estudiantes) y en él aprenden a navegar y a manejar un buque ante todo tipo de adversidades, desde climatológicas hasta situaciones que ponen a prueba las condiciones físicas de cada uno. El nombre de la embarcación pretende honrar a la figura de Alexander von Humboldt, un naturalista alemán del siglo XIX que fue «muy conocido e importante», explicó una portavoz de la tripulación.

uMedidas
El buque mide 65 metros de eslora, tiene tres mástiles y 24 velas que abarcan 1360 metros.
uHistoria
Construido en 2011 en Alemania, su diseño es similar al de un buque faro de 1906.
uDestino
Llegó el sábado a Cartagena y ahora irá a Alicante, Tolón (Francia), Madeira y Canarias.

El diseño de este bricbarca de tres palos se asemeja al del 'Alexander von Humboldt I', de 1906 y que fue construido con la finalidad de cooperar en alta mar como buque faro. Actualmente es propiedad de la fundación Deutsche Stiffing Training, que en 2011 construyó un nuevo velero basándose en los planos del antiguo y para destinarlo a escuela de navegantes.

Aunque su apariencia pueda parecer austera, pues parte de su cubierta es de madera, en su interior hay camarotes dobles para largos viajes, un amplio comedor presidido por un cuadro del naturalista alemán, una pequeña cocina para el disfrute de sus marinos y un cuarto de lavandería. La tripulación diseña una ruta por el norte de Europa, el Atlántico o el Mediterráneo y, durante un tiempo máximo de dos semanas, los alumnos reciben la formación en materia de navegación, hacen guardias, ayudan a las tareas de amarre, alertan ante cualquier imprevisto y aprenden a manejar situaciones de emergencia.

Entre sus características, destacan los tres mástiles, con un total de 24 velas (abarcan una extensión de 1.360 metros cuadrados) que, desplegadas y con los vientos propicios, permiten al buque alcanzar una velocidad punta de 14 nudos. En cualquier caso, también tiene dos motores para ser propulsado.

Alicante y Madeira

El buque escuela continuará esta mañana su ruta por los puertos de Europa, y tras una breve estancia en Cartagena para el descanso de los viajeros marchará hacia Alicante. Desde allí viajará directamente hasta la base naval de la ciudad de Tolón (Francia), para luego descender de nuevo al levante español, hacer paradas en la Comunidad Valenciana, Madeira (Portugal) y Canarias, para regresar otra vez por la costa gaditana, de donde vino el pasado sábado.

Fotos

Vídeos