Las brigadas sacan al día 2 toneladas y media de basura del Mar Menor

Dos operarios de la brigada de limpieza del Mar Menor, en la playa de Los Urrutias.
Dos operarios de la brigada de limpieza del Mar Menor, en la playa de Los Urrutias. / Antonio Gill / AGM

Las equipos de limpieza se centran en Los Urrutias, en la Isla Perdiguera y la playa de la Hita, en Los Alcázares, por ser las que más suciedad acumulan

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

A las ocho de la mañana, Marco Antonio Sánchez y Joaquín Peña cogen sus rastrillos, tridentes, palas y cubos y se ponen manos a la obra. Son dos de la docena de trabajadores que forman la cuadrilla de limpieza que la Consejería de Turismo, Cultura y Medio Ambiente ha destinado a recoger de las playas del Mar Menor algas, basura y los residuos flotantes que se encuentran en las inmediaciones del litoral, como utensilios de pesca abandonados, restos de embarcaciones y elementos de fondeo. Aunque su radio de acción es toda la costa, esta brigada se centra, principalmente, en los alrededores de la Isla Perdiguera, la playa de la Hita (entre Los Alcázares y San Javier) y, sobre todo, en el arco sur de la laguna, desde Punta Brava a Playa Honda, por ser las zonas donde más suciedad se acumula. Se debe, según los técnicos de la Comunidad, a las mareas y el viento, pero también a su cercanía a la rambla de El Albujón.

Los trabajadores tienen órdenes de no usar maquinaria pesada para no perjudicar el litoral. Si es necesario, emplean hasta las manos para recoger las dos toneladas y media de basura que sacan de la orilla de media al día. Para evitar daños a la flora y fauna, un biólogo supervisa los trabajos a diario. Javier Jiménez, de la Universidad de León, les asesora para llevar a cabo las labores de la forma más compatible con la conservación del hábitat del Mar Menor.

Equipo
Está compuesto por doce trabajadores, que a su vez se subdividen en tres cuadrillas.
Basura al día
Cada uno de ellos recoge 200 kilos al día. Son dos toneladas y media entre todos.
Basura total
Desde que comenzaron los trabajos han recogido 208 toneladas.
Qué recogen
Algas, basura y residuos flotantes, como utensilios de pesca abandonados, restos de embarcaciones y elementos de fondeo.
Barco 'Limpiamar'
Recoge plásticos (de invernaderos, botellas, bolsas, pelotas y gomas de riego, entre otros) y también colchones, papeles, cartones, maderas y hasta partes de un catamarán.

«Vigilamos la posible presencia de nidificaciones de aves protegidas, como, por ejemplo, los chorlitejos grandes y las cigüeñuelas, y las zonas más sensibles por la presencia de especies piscícolas de interés, como es el caso del fartet, en peligro de extinción», explicó el biólogo. En estos casos, las actuaciones de retirada de los restos vegetales se planifican por fases , con el fin de evitar afectar a estas y otras especies.

Doce operarios recogen algas y restos inorgánicos con rastrillos para evitar dañar a la fauna y flora

Con carácter previo, Jiménez impartió cursos de formación a los operarios acerca de cómo llevar a cabo las actuaciones de limpieza de manera respetuosa con los valores naturales existentes.

Estos trabajos se incluyen dentro del plan de gestión integral de los espacios protegidos del Mar Menor y, a su vez, en las medidas que lleva a cabo el Gobierno regional para mejorar el estado de conservación de los hábitats y las especies de la laguna.

Capazos y furgonetas

Los doce operarios se dividen en cuadrillas de cuatro trabajadores cada una. Durante cinco días a la semana recorren el Mar Menor, para dejarlo impoluto. Junto a ellos, se puede ver trabajar, sobre todo cada mañana, a los servicios de limpieza de los ayuntamientos, «porque la colaboración es máxima entre las administraciones regional y local», dijo uno de los técnicos de la Oficina de Impulso Socioeconómico del Medio Ambiente, José Manuel Monovel.

Desde que comenzaron los trabajos, el pasado 21 de abril, llevan recogidas 208 toneladas. Los restos se acumulan en capazos, que con la ayuda de una furgoneta son transportados, tras separarlos según su naturaleza, a contenedores que posteriormente son llevados a un gestor de residuos. No solo se centran en lo que ven en la orilla, sino que también atienden las denuncias de vecinos. «Tenemos una aplicación móvil, con la que nos avisan. Entonces, los operarios van y limpian la zona indicada. Es muy útil y colaboran muchos vecinos», contó el director general del Mar Menor, Antonio Luengo.

Los operarios retiran también la espuma acumulada en la orilla en los días de viento. Esta es, precisamente, una de las principales quejas de los bañistas estos últimos días. «La espuma no es debida a vertidos, como se suele pensar, si no que se forma por un proceso natural en el que intervienen factores químicos, principalmente materia orgánica, y factores mecánicos, como el viento. El elemento clave es la materia orgánica procedente de la descomposición de los restos de animales y plantas que habitan en el Mar Menor, y que se encuentranen suspensión en el agua. Estas sustancias son tensoactivas, lo que significa que favorecen la formación de burbujas y finalmente espumas», explicó a 'La Verdad', la técnico de la Consejería de Medio Ambiente Lucía Nieto.

Buque 'Limpiamar'

Como complemento a las labores de limpieza que realizan las cuadrillas, el barco 'Limpiamar' recorre el Mar Menor y recoge los restos de basuras que flotan en el agua. Lo que más se retira con diferencia, son plásticos (de invernaderos, botellas, bolsas, pelotas y gomas de riego entre otros), y también colchones, papeles y cartones, maderas y restos de trozos de barco tipo patín de catamarán, que se desprenden de los barcos abandonados y que flotan a la deriva. Estos también son clasificados en tierra para su posterior traslado a un gestor autorizado. Los kilos de basura aún no han sido contabilizados en su totalidad.

Más

Fotos

Vídeos