El Bizarro del Año

El coronel Rey, en el centro de la imagen, con su diploma en la mano, rodeado de miembros de la Hermandad de Caballeros de Lepanto. / LV
El coronel Rey, en el centro de la imagen, con su diploma en la mano, rodeado de miembros de la Hermandad de Caballeros de Lepanto. / LV

TOMÁS MARTÍNEZ PAGÁN

Estamos en Nochebuena, y un año más hay que resaltar que todo este mes de diciembre ha estado cargado de actividades sociales en nuestra Trimilenaria, con sus calles iluminadas y los comercios decorados con ambiente navideño y mucha vida a todas horas. Actividades no faltan, y las hay para todos los gustos, y si no vean el resumen que les hago a continuación ¡y no son más que una muestra de todas las que se han desarrollado!

Empiezo con la organizada en la sede de los empresarios COEC, donde el que fue primer rector de la Universidad Politécnica durante 7 años, Juan Ramón Medina Precioso, presentó su libro 'El expediente Precioso'. A sus 70 años, el doctor en Biología, catedrático en Genética y ex consejero autonómico nos habló de su obra, en la cual aborda las experiencias vividas en el mundo universitario de la Región durante los años que estuvo en nuestra Comunidad. Medina Precioso ha descrito cosas que no son ciencia y que no ofenden a nadie, y allí nos contó que los fenómenos paranormales no se pueden explicar hoy con la ciencia, pero seguro que se podrá, dependiendo solo del plazo que nos marquemos. Como verán, un interesante libro al más puro estilo Precioso que les recomiendo leer.

Si este acto fue un éxito, no lo fue menos el que precisamente hace referencia al título de este artículo, y que ha sido la reunión anual que la Hermandad de Caballeros de Lepanto realiza cada año por estas fechas como cierre de sus actividades anuales, durante la cual se hace entrega del galardón Bizarro de Oro. En el Capítulo de la Hermandad celebrado en octubre se aprobó por unanimidad conceder este galardón que ya ostentan personajes como José María García, Diego Illán, José Luis Mendoza, José Vicente Albaladejo, Adrián Viudes, Félix Faura, José Manuel Claver o Aureliano Gómez Vizcaíno, a Carlos Rey Vich, por haber sido el coronel que puso en marcha la Ruta de las Fortalezas mientras ejercía de director de la Escuela de Infantería de Marina.

Los Caballeros de Lepanto homenajean al coronel Rey, creador de la Ruta de las Fortalezas

Carlos Rey Vich, ferrolano, cosecha del 55, hijo de un marino de guerra que llegó a ser capitán general de la antigua Zona Marítima del Cantábrico, José Rey Díaz, y está casado con la madrileña Nuria Mollá, con la que tiene cuatro hijas. Estudió en diversos colegios de toda la geografía española hasta que en 1963 entró en el Colegio de Huérfanos de la Armada (CHA) en Madrid, donde estuvo hasta su ingreso en la Escuela Naval Militar en 1975. Sus aficiones favoritas son la lectura, la música, el coleccionismo de medallas militares y la micología, aparte de ser fiel practicante de la pesca y el senderismo.

Es diplomado en Estado Mayor de las Fuerzas Armadas y cuenta con el Curso Comando y Estado Mayor de la Armada Argentina, teniendo como especialidad complementaria las Comunicaciones Tácticas. A lo largo de su extensa carrera militar ha tenido el mando de la Compañía de Fusiles, la Unidad de Operaciones Especiales y el PLM Batallón del Tercio de Armada; ha sido profesor titular y Jefe del área de Adiestramiento de prácticas de Infantería de Marina en la Escuela Naval Militar, además de Ayudante Personal del Ajema, profesor de la Escuela de Guerra Naval, comandante del Grupo Armas Especiales, Mando Sección de Operaciones Especiales del Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa y comandante director de la Escuela de Infantería de Marina General Albacete y Fuster.

Durante su estancia en esta Escuela fue cuando tuvo la brillante idea de crear la ya famosa Ruta de las Fortalezas que, desde su inicio, cada año ha ido a más tal y como demuestra el hecho de que su VIII edición se convirtió en uno de los mayores atractivos de la celebración del Año de la Ilustración al transcurrir por castillos, murallas y fortalezas construidas bajo el reinado de Carlos III. Hay que resaltar también el carácter social y benéfico de la prueba, cuya recaudación se dedica a estos fines teniendo como sus principales objetivos la promoción del deporte, la integración de la Armada en la sociedad civil y también el dar a conocer el patrimonio paisajista o, urbanístico y cultural de la Trimilenaria.

Para este 2018 que en pocos días vamos a recibir la Ruta de las Fortalezas ya tiene fecha: se celebrará el 7 de abril, tan solo 6 días después de concluir la Semana Santa, y lo hará con algunas novedades en su recorrido encaminadas a evitar las aglomeraciones que se vivían en los kilómetros iniciales debido a la alta participación con la que esta prueba siempre ha contado. Saldrá, como siempre, desde la Plaza Héroes de Cavite, desde donde irá al Castillo de los Moros; de allí, en dirección a Sierra Gorda, bajando luego hacia el Calvario para a continuación seguir hacia San Julián. Los corredores bajarán luego hasta Cala Cortina para, después, regresar al centro de la ciudad, que atravesarán para continuar por la Calle Real en dirección al Fuerte de Navidad. Desde allí continuarán la ruta establecida hasta el Castillo de la Atalaya, desde el que descenderán por el sendero PR7 hasta entrar en la Escuela de Infantería donde, como ya viene siendo tradicional, estará la línea de meta. En total, más de 50 kilómetros que podrán realizarse andando o a la carrera, según las preferencias de cada cual.

Desde que se celebró la primera edición en 2010, el compromiso con el medio ambiente y el cuidado del entorno natural por el que transcurre la prueba ha sido una de las preocupaciones fundamentales de la organización, objetivo que han conseguido con formación y la colaboración de todos los implicados: participantes, público, voluntarios y organizadores. Y por ello fue que el coronel Rey recibió el Bizarro de Oro durante la comida con la que la Hermandad de Caballeros de Lepanto celebraba la Navidad, en el incomparable marco del Club Naval de Oficiales donde, presidiendo la mesa la bandera de España y la de la Hermandad, pudimos disfrutar de un extraordinario menú y de una interesante tertulia previa.

Los cincuenta invitados, ya en la mesa, dimos buena cuenta del menú. Empezamos con una ensalada de bonito con tomate a la que siguió un exquisito jamón y queso curado, un tataky de solomillo de cerdo perfectamente elaborado y un pulpo a la gallega servido sobre cachelos y muy bien salpimentado. Como plato principal, una carrillera ibérica en su jugo con cuscús y verduritas que nos sorprendió; todo ello regado con un Ribera del Duero que maridaba a las mil maravillas. Y para terminar, una tarta de queso casera acompañada del cava con el que brindamos por el nuevo Bizarro, por la amistad y por unas felices fiestas de Navidad.

Terminó deseándoles a todos que pasen unas fiestas inolvidables en compañía de sus seres queridos y animándoles a recorrer nuestra Trimilenaria que tan engalanada está para la ocasión ¡Felices Fiestas!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos