Bernabé pide refuerzos para la Guardia Civil, sin reducir la amplia zona que vigila

Mandos de la Guardia Civl y de la Policía Nacional escuchan a Castejón y Bernabé, ayer en la Junta Local de Seguridad. / Pablo Sánchez / AGM

El delegado del Gobierno traslada a Madrid la petición de la alcaldesa, y admite un aumento de robos con fuerza en el municipio

Miércoles, 3 enero 2018, 09:15

El delegado del Gobierno, Francisco Bernabé, confirmó ayer que ha solicitado al Ministerio un «refuerzo» de la dotación de guardias civiles para los cuarteles de Cartagena y El Albujón, que se encargan de la seguridad ciudadana fuera del casco urbano. Bernabé informó ayer a 'La Verdad' de que ya ha comunicado al Ministerio del Interior la existencia de un déficit de «varias decenas de agentes», que espera que se solucione con las nuevas promociones. Lo que no entra en sus planes es atender la reivindicación vecinal histórica de un cambio de demarcación, para que la Policía Nacional asuma la seguridad en el Polígono Industrial Cabezo Beaza y en el Polígono Residencial Santa Ana, a corto plazo; y en Molinos Marfagones, más tarde. Al preguntársele por esta posibilidad, Bernabé se mostró sorprendido. «Es la primera noticia que tengo», aseguró.

Bernabé compareció a mediodía, en el Palacio Consistorial, junto a la alcaldesa, Ana Belén Castejón, al término de una Junta Local de Seguridad. En declaraciones a este diario, Bernabé habló de la petición de un refuerzo en lugar de tocar las demarcaciones. «Nadie me ha comunicado que exista esa reivindicación », dijo. La petición de vecinos y empresarios data de hace diez años, cuando se le pidió al que era delegado del Gobierno, Ángel González, del PSOE, que incluyera los polígonos industrial Cabezo Beaza y residencial Santa Ana dentro de la demarcación urbana de la Policía Nacional. Eso liberaría a la Benemérita, que podría concentrar sus esfuerzos en las diputaciones y en el área rural, desde Los Puertos y Perín hasta La Aljorra y Pozo Estrecho, pasando por El Albujón. Por entonces, se habló de crear una segunda comisaría, para la que se barajaron ubicaciones en la Casa del Mar y en la Asomada, como parte de la Ciudad de la Justicia que sigue sin construir.

Respecto al refuerzo de agentes, Castejón ya pidió, en agosto del año pasado, al anterior delegado del Gobierno, Antonio Sánchez-Solís, «más efectivos» en el cuartel de El Albujón, para dotar de más seguridad a esta localidad, a Pozo Estrecho y a La Aljorra. Así, se hizo eco de las quejas de vecinos de esta última población, descontentos con una oleada de vandalismo y robos durante el verano.

«El ámbito de actuación de la Guardia Civil en el Campo de Cartagena es muy amplio y el número de efectivos no es suficiente. Necesitamos que el Gobierno central dé respuesta a nuestras peticiones desde hace años. El delegado del Gobierno se ha comprometido a ir incrementando la plantilla de manera progresiva», indicó Castejón hace cinco meses.

La respuesta posterior de la Delegación del Gobierno, fue que el destacamento de El Albujón estaba «al completo» y que en agosto, además, los robos en viviendas habían descendido en esa zona y solo había un repunte de hurtos en vehículos.

La semana pasada, en la primera recepción con Bernabé, Castejón repitió la solicitud. El delegado del Gobierno dio cuenta ayer de un cambio radical de postura, a raíz de su llegada al cargo en noviembre. La petición de agentes de la que informó es para que «sean distribuidos por los cuarteles, según sus necesidades».

Menos hurtos y violaciones

Con todo, Bernabé confirmó la tendencia global la baja en la delincuencia en las demarcaciones de la Policía Nacional y de la Guardia Civil en Cartagena. «Los datos a 30 de noviembre, a la espera de que diciembre no varíe esta tendencia, indican que el número de delitos bajó un 5%. La caída es más sensible en los hurtos, con un 19%, y en los que van contra la libertad sexual, con un 12%, mientras que el incremento más significativo fue en los robos con fuerza, con un 1,5%», explicó. Al igual que hizo en diciembre, Bernabé no dio datos concretos de 2017 porque aún no se ha cerrado su estadística y hay investigaciones en curso. Tampoco dio cifras de robos con violencia hacia las personas.

«El descenso confirma una tendencia de los últimos cinco años. Hay que felicitar a la Policía Nacional y a la Guardia Civil por su buen trabajo en la calle», explicó Bernabé. A su juicio, «su excelencia en el servicio hace que los delincuentes se lo piensen dos veces antes de actuar y se demuestra con su efectividad en la desarticulación de bandas y con la detención de delincuentes», explicó.

Preguntado por la catarata de pateras de hace dos meses, Bernabé se felicitó de que haya cesado. A su juicio, eso no significa que no vaya a pasar nunca más, pero sí que se dio la mejor respuesta posible. «Solo entre finales de octubre y la primera quincena de noviembre llegaron casi mil personas y, con una semana en el cargo y en coordinación con la alcaldesa al mando de 1.500 efectivos de distintos cuerpos, conseguimos atenderles y mandar un mensaje claro para parar esa avalancha», indicó.

Violencia machista

La reunión de ayer sirvió también para que Cartagena anunciara, posteriormente, que se adhiere al protocolo de coordinación entre cuerpos policiales para luchar contra la violencia doméstica. «Hasta ahora, solo Santomera lo había hecho. Cartagena está en el grupo de los municipios que pretendía hacerlo. Pero hay muchos más a los que les pido que lo hagan», dijo Bernabé.

La Cabalgata de Reyes será vigilada por 150 efectivos

La Cabalgata de Reyes contará, a partir de las 18.30 horas de pasado mañana, con más de 150 efectivos para vigilarla, dado el actual estado de alerta antiterrorista (nivel 4). La Junta Local de Seguridad, presidida ayer por el delegado del Gobierno, Francisco Bernabé, y la alcaldesa, Ana Belén Castejón, fijó el dispositivo. Castejón informó de que intervendrán 70 policías locales, 15 bomberos y 20 voluntarios de Protección Civil, junto a dos ambulancias. También habrá personal de Festejos e Infraestructuras. «Trabajamos intensa y coordinadamente para que todo vaya con normalidad», dijo. Bernabé añadió medio centenar de policías nacionales, para «garantizar la tranquilidad de los vecinos en el desfile». Se instalarán barreras móviles para evitar la entrada en el recorrido de vehículos que puedan causar daños personales. Mantener la calma, atender las indicaciones de los servicios de emergencia, avisarles en caso necesario y evitar gritar, correr y empujar a los demás son los principales consejos a los asistentes. Ciudadanos se quejó ayer de que la junta de seguridad se reunió después de Nochebuena y Nochevieja, con lo que «no ha permitido coordinar la seguridad en estas dos fiestas», como ahora se dice que se va a hacer para vigilar la Cabalgata de Reyes.

Secciones
Servicios