El Ayuntamiento «vigilará» que García Carreño no incumple el cese de las actividades

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

Una veintena de vecinos de San José Obrero asistió ayer a la visita de ediles de Cartagena Sí Se Puede (Podemos), PSOE y MC a la puerta del almacén de residuos de la empresa García Carreño para asegurar oficialmente que el Ayuntamiento vigilará el cese de sus actividades, mientras la Comunidad estudia su cierre definitivo. Sin embargo, el acuerdo se quedó solo en eso.

MC fue el más reticente a hablar de irregularidades. «A día de hoy esta empresa no incumple nada, que nosotros sepamos», según el concejal Francisco Calderón, competente en materia de Medio Ambiente. «Que quede claro que nosotros estamos en contra de que esta planta funcione en estas condiciones, porque es un verdadero problema ambiental», advirtió el socialista Francisco Aznar, edil de Seguridad. Añadió que no se puede proceder contra la empresa hasta que lo diga la Comunidad o alguno de los procedimientos judiciales en marcha contra ella dé sus frutos

La portavoz de Cartagena Sí Se Puede, Pilar Marcos, fue la más beligerante, dado que la visita tuvo lugar a propuesta suya. «Aquí se está trabajando con materiales peligrosos» y «hay mucho peligro para los vecinos y las vecinas de Molinos Marfagones y todas las poblaciones cercanas», al tiempo que «puede haber delitos contra la salud, incluso de las personas que viven en la zona», dijo.

García Carreño comenzó su actividad hace 23 años como almacén de butano, la amplió a la gestión de aceite y más adelante añadió el tratamiento de otro tipo de residuos industriales, procedentes de Repsol y de Sabic. Los vecinos se quejan de malos olores y de que la empresa ha contaminado el suelo en su entorno. Su actividad está parcialmente suspendida por la Comunidad. La decisión no será definitiva hasta que la Comunidad estudie la propuesta de la mercantil para legalizar su situación, mediante una autorización ambiental integrada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos