La aventura de Apanda

Vista cenital de los participantes en la XV edición de Marchapanda, en abril de 2002. / ANTONIO GIL / AGM
Vista cenital de los participantes en la XV edición de Marchapanda, en abril de 2002. / ANTONIO GIL / AGM

JOSÉ SÁNCHEZ CONESA

La constitución de la Asociación de Padres de Niños con Discapacidad Auditiva (Apanda) hemos de situarla en noviembre de 1979, por tanto, se cumplen este mes 38 años de aquella luminosa y sonora fundación. Por aquellas fechas un grupo de familias de personas con discapacidad auditiva fueron capaces de unirse para mejorar la calidad de vida de sus seres queridos, a lo largo de todo el ciclo vital.

El paso del tiempo les ha dado la razón pues se han hecho oír, alcanzando metas que en principio resultaban utópicas, procurando servicios necesarios para una atención integral. Importantes consecuciones han sido los servicios de inserción laboral, atención temprana, apoyo a la familia, programas de detección precoz de la sordera o cursos de formación específicos.

Resultó proverbial para el inicio de esta aventura el empuje del doctor Luis Alfonso Cervantes Martínez, líder de un grupo de padres y madres fundadores de una institución pionera en su género en la región. Comenzaron en un piso en la Plaza Castellini, hasta que en 1982 lograron trasladarse definitivamente a la actual sede con el nombre de Centro de Rehabilitación Príncipe de Asturias. Bajo la idea motriz «ningún padre de niño sordo debe estar solo frente a los problemas que se le plantean» es nombrado el doctor Cervantes presidente de la Confederación Nacional de Padres y Amigos de los Sordos. Durante nueve años ostentó dicha responsabilidad, tal y como se narra en el libro conmemorativo del 30 Aniversario del colectivo, editado siendo presidenta Dolores Sánchez Barba.

Marchapanda sirvió para llamar la atención sobre el problema de personas sordas y pedir su integración social

Diez años después de su apertura realizarán una primera ampliación con la construcción del primer piso. A los diez años, una segunda reforma les permite mayor amplitud para el desempeño de sus actividades, logrando ser una entidad referente en el ámbito del asociacionismo. Será un centro modélico por sus espacios abiertos y luminosos, eliminación de barreras arquitectónicas y jardines interiores.

Centro innovador

Apanda elabora un censo de personas con discapacidad auditiva que estaban sin escolarizar, sin ayudas o sin empleo. Además participan en infinidad de actividades celebradas en la ciudad como la Cabalgata de Reyes Magos, Carnavales, la desaparecida Quema de Judas, campeonatos deportivos o conciertos. Pero quizá una de las más reconocidas haya sido Marchapanda, cuya primera edición tuvo lugar el 13 de marzo de 1988. Una jornada que sirvió para llamar la atención sobre la problemática de los afectados, reivindicando su integración en la sociedad, al tiempo de que miles de personas realizan el sano ejercicio de andar y conversar con otros semejantes en un ambiente netamente festivo. Se echa de menos.

Esta emprendedora asociación ha organizado foros internacionales sobre diferentes estrategias metodológicas en el tratamiento lingüístico de la sordera, jornadas nacionales y regionales centradas en la formación e información de familias y profesionales. Tales afanes en el desarrollo de conocimientos médicos, tecnológicos y educativos les han valido reconocimientos de COEC, Ayuntamiento de Cartagena o de la Federación Iberoamericana de Estimulación Prenatal Temprana. Tampoco han olvidado la promoción de jornadas de convivencia familiar, fiestas de la Navidad con la preparación del Belén solidario y la llegada de Papá Noel.

El Príncipe de Asturias don Felipe de Borbón, hoy Rey, visitó el centro el día 16 de enero de 2001, descubriendo una placa conmemorativa de tal efeméride. Otro espaldarazo a una noble tarea que empeña a más de una veintena de profesionales que ayudan en evaluación y diagnóstico, logopedia clínica, psicomotricidad, musicoterapia, psicopedagogía o apoyo escolar. Ellos, junto a las familias y a la sociedad en su conjunto facilitan la integración de este colectivo afectado por trastornos y problemas de voz, del habla, del lenguaje, audición, retraso de aprendizaje, inestabilidad y debilidad motriz, déficit de atención, dificultades de razonamiento o problemas de memoria.

Una larga experiencia de 38 años avala resultados de alta calidad e innovación en niños, adolescentes, adultos y mayores. Les deseamos que cumplan muchos más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos