Las autoescuelas arrastrarán las consecuencias de la huelga en Tráfico hasta marzo

Un alumno hace una revisión visual, antes del examen./Pablo Sánchez / AGM
Un alumno hace una revisión visual, antes del examen. / Pablo Sánchez / AGM

Los alumnos que suspendan ahora no podrán presentarse al examen práctico hasta que lo hagan los mil que están en lista de espera

RUBÉN SERRANOCARTAGENA

Las autoescuelas del Campo de Cartagena no se recuperarán del panorama «catastrófico» que dejó la huelga de examinadores, al menos, hasta el mes de marzo, según las estimaciones de la Asociación de Autoescuelas de Cartagena (ASAC). La protesta en el área de Tráfico finalizó hace dos semanas, tras más de cinco meses de parones. Ha dejado a 1.100 alumnos pendientes de superar la prueba práctica, ha provocado la caída del 40% en las matriculaciones y pérdidas cercanas a los 300.000 euros.

A pesar de que los centros de formación han vuelto a la normalidad (la semana pasada se hicieron exámenes todos los días, y ahora hay vacaciones hasta el día 2), los alumnos que suspendan a partir de ahora no podrán volver a presentarse «al menos hasta finales de febrero», conforme se vacíe la lista de las pruebas suspendidas por la protesta. «Estamos aconsejando que, aunque suponga un pequeño gasto, den algunas clases más antes de presentarse. Tienen que mentalizarse y ponerse las pilas. Tal y como están ahora mismo las cosas, más vale no suspender. En ese sentido sí vemos a la gente motivada», explicó la presidenta de ASAC, Isabel Meca, que representa a un colectivo al que pertenecen 72 autoescuelas.

Hace dos semanas se puso fin, oficialmente, a uno de los capítulos «más difíciles» que han atravesado las autoescuelas. Los examinadores de Tráfico obtuvieron el día 13 el compromiso de los grupos políticos de la oposición, para incluir en los próximos Presupuestos Generales del Estado un aumento salarial y un plus de peligrosidad, por estar expuestos a la carretera. La protesta la iniciaron a finales de julio, sin presentarse a las convocatorias de exámenes todos los lunes, martes y miércoles. En septiembre, los empleados públicos pretendieron dar un paso más y hacerla indefinida, si no lograban su propósito. No obstante, recularon y hasta este mes mantuvieron un servicio mínimo: un examinador durante dos días a la semana.

«Muy expectantes»

«A través de un documento firmado», las formaciones de la oposición «asumen que el aumento del complemento específico irá recogido en los Presupuestos de 2018», subraya el comunicado de la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra). En ese mismo escrito, en el que anunciaron la desconvocatoria de la huelga, el colectivo advirtió de que «el fin del conflicto no será definitivo» hasta que el aumento salarial «se vea reflejado en nuestras nóminas».

En Asextra están «muy expectantes a todos los movimientos que se produzcan en el Gobierno, Función Pública y Dirección General Tráfico, a los que se da un voto de confianza». En caso de sentirse «defraudados», los examinadores tomarían «cuantas acciones se considere realizar».

Al conocerse el contenido de la nota, los miembros del colectivo ASAC mantuvieron una reunión la semana pasada en la sede de la calle Ribera de San Javier, con el fin de «calmar los ánimos», porque el «sentir general», aseguró Meca, es que el fin de la huelga podría ser «provisional», si la partida no va incluida en los cuentas del año que viene. «Estamos contentos, porque ha acabado la huelga, pero a la misma vez es una situación muy difícil. No sabemos qué va a pasar si no cumplen. Una nueva protesta en junio sería nuestra ruina total», agregó la presidenta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos