Aumentan las quejas vecinales por el retraso en el encendido del alumbrado público

A. L.Cartagena

Los retrasos en el encendido del alumbrado público suscitaron en los últimos días un aumento del número de quejas de vecinos y comerciantes, sobre todo de la zona del casco antiguo y del Ensanche, porque esta medida puesta en marcha por el Ayuntamiento deja calles y plazas en penumbra al caer la tarde.

El Ayuntamiento quiere aplicar el refrán popular 'grano a grano se llena el granero' para ahorrar en energía bajo las premisas de eficacia y eficiencia. El encendido del alumbrado público de la ciudad se retrasa cada día cinco minutos, y por la mañana se adelanta el mismo tiempo, según explicó a este diario el coordinador de Desarrollo Sostenible, Jesús Giménez. Esto provoca que muchas calles se queden en penumbra al anochecer y a primera hora de la mañana, cuando aún no ha salido el sol.

La medida se puso en marcha hace meses con la intención de reducir parte del gasto energético del municipio. Se trata de una recomendación, aseguró Giménez, del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, un organismo oficial dependiente del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital. La reducción de la potencia de luz en calles y plazas es otra de las medidas que aconseja este organismo, que ya se aplicó en el municipio con el anterior gobierno del PP.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos