Otro atropello eleva la inquietud por la falta de visibilidad en los pasos de peatones

Dos mujeres se asoman a la calzada, antes de cruzar un paso de peatones, ayer por la mañana en la calle Jorge Juan./José María Rodríguez / AGM
Dos mujeres se asoman a la calzada, antes de cruzar un paso de peatones, ayer por la mañana en la calle Jorge Juan. / José María Rodríguez / AGM

El número de personas arrolladas bajó en 2017, pero aún hay más de cien accidentes al año y numerosos cruces que implican peligro

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

Otro atropello, y no en un lugar cualquiera sino en uno aparentemente seguro como un paso de peatones, y el hecho de que solo en lo que va de año veintiocho personas han sido ya arrolladas por coches y otros vehículos han hecho que se enciendan las alarmas en el municipio. De seguir con el actual ritmo de accidentes, Cartagena acabaría el 2018 con la peor cifra de siniestros en muchos años y un tercio más que el ejercicio pasado.

Uno de los principales factores que influyen en los accidentes es la falta de visibilidad en los cruces, un problema que exige medidas para las que, sin embargo, el Ayuntamiento sigue sin dar fechas. En todo caso, el equipo de gobierno aseguró ayer -como ya hizo en septiembre y en enero pasados- que está realizando un estudio para mover de sitio contenedores de basura que entorpecen el que los viandantes vean y sean vistos por los conductores.

«Estamos estudiando un proyecto para eliminar contenedores y todo aquello que reste visibilidad», anunció ayer el concejal, a preguntas de 'La Verdad'. Y añadió que la Policía está redactando el informe de 2017, que plasmará el nivel de gravedad de los accidentes.

El Ayuntamiento sigue sin mover contenedores y mantiene el criterio de no reponer pivotes

Entre las medidas que adopta ya la corporación, para intentar que haya el menor número de sobresaltos posible, están las campañas de concienciación en materia de seguridad vial, por ejemplo para prevenir distracciones al volante por el uso de teléfonos móviles, auriculares y GPS; evitar el consumo de alcohol y drogas; y combatir los accidentes in itínere, aquellos que tienen lugar al ir y volver del trabajo.

Los vecinos de numerosas calles y plazas afectados por este problema, tanto en la ciudad como en los barrios y las diputaciones, reclaman otras medidas, como suprimir plazas de aparcamiento situadas justo al lado de los pasos y colocar en su lugar pivotes; reubicar lugares de cruces; reforzar las marcas viales y poner señales luminosas para las horas sin sol; e incrementar la vigilancia por parte de la Policía, para multar a quienes estacionan de manera irregular, a quienes conducen a velocidad excesiva y a quienes tienen otras conductas irregulares, incluidas los peatones que atraviesan por zonas indebidas o que se saltan los semáforos en rojo.

Ayer, el listado de atropellos creció. Hacia las nueve de la mañana, una joven fue arrollada en un paso de cebra en la calle Jacinto Benavente. Por causas que están siendo investigadas por el área de Atestados de la Policía Local, un Citroën chocó contra la víctima, que sufrió heridas leves. Agentes que estaban regulando el tráfico en la zona, donde hay una guardería infantil y tres colegios (Maristas, Mare Nostrum y Virgen del Carmen), recogieron el testimonio del conductor y de la mujer y pidieron una ambulancia. La joven, no obstante, fue atendida 'in situ' por el personal sanitario y no necesitó ser trasladada al hospital. Junto al paso de cebra había un coche mal estacionado, pues invadía la zona de exclusión señalizada con las correspondientes marcas viales.

El Ayuntamiento decidió, hace unos meses, repintar la calzada en lugar de reponer los pivotes que, a ambos lados de la calle, cerca de la intersección con Reina Victoria y Juan de la Cosa, fueron colocados para impedir el aparcamiento y garantizar una adecuada visibilidad.

Suprimir estacionamientos

Las autoridades argumentaron que, según los técnicos, había riesgo de que los coches chocaran contra los bolardos, y que con señalizar la zona bastaba. Pero los vecinos se quejan de que los conductores se saltan la norma a diario y dejan sus vehículos -incluidos furgonetas y camiones de reparto- pegados a los pasos.

Otras vías donde hay que asomarse antes de cruzar a pie, y donde los conductores tienen que llevar también especial cuidado son Ramón y Cajal, a la altura del Mercadona; en Jorge Juan, frente al mesón El Galgo; Juan Fernández, cerca de la clínica Practiser; Licenciado Cascales con Carlos III; San Juan con Ángel Bruna; y Carmen Conde con Alfonso X el Sabio.

Según los datos facilitados por la Concejalía de Seguridad Ciudadana, que gestiona Francisco Aznar, en 2017 hubo 101 atropellos, frente a los 115 del año anterior. A pesar de esta reducción del 7%, hasta ayer, es decir en los primeros 71 días de este ejercicio, fueron registrados 26 accidentes de tráfico de este tipo.

De mantenerse esta tendencia, a 31 de diciembre habría 133 siniestros, un número muy superior a los 83 que hubo hace cinco años. A partir del año 2013, la estadística fue empeorando. La situación, que mejoró en términos cualitativos en 2016 al no haber ninguna víctima mortal, lo que mereció que el Ayuntamiento fuera galardonado con el Premio Visión Zero, se torció en julio pasado. En mayo, un hombre de 50 años perdió la vida en la Gran Vía de La Manga. La víctima cruzó la calzada fuera de las zonas habilitadas para los viandantes.

Permiten circular en doble sentido frente al Paraninfo

Los conductores que transiten por la zona de la Muralla del Mar, frente al antiguo Hospital de Marina (actual sede de la Escuela de Ingeniería Industrial y del Paraninfo de la Universidad Politécnica de Cartagena) podrían ir en ambos sentidos. Hasta ahora, solo se podía transitar en dirección a la calle Gisbert y la parte alta de la calle Muralla del Mar, lo que ocasionaba atascos en el campus universitario y el entorno. Según informó ayer el Ayuntamiento, ya está habilitado el doble sentido, previa eliminación de una zona de estacionamiento de vehículos. «La medida se ha adoptado para evitar retenciones de tráfico en la calle Gisbert y facilitar a los usuarios de vehículos el acceso al campus universitario, como consecuencia del corte de la calle Doctor Fleming, que sube hacia la zona de la antigua plaza de toros», explicó la institución municipal en un comunicado. El doble sentido se mantendrá hasta la reapertura del tráfico, el día 26 de marzo. Para entonces, se espera haber desmontado parte de los andamios que protegen la fachada del antiguo coso, dentro de los trabajos de recuperación del Anfiteatro Romano. Este se halla en el subsuelo de la plaza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos