Los atascos diarios en las horas punta desbordan a la Policía Local

Tráfico embotellado en la calle Ramón y Cajal, por los coches en doble fila. / Pablo Sánchez / AGM

La calle Real padece cada mediodía el cierre por obras de Licenciado Cascales y el casco histórico se bloquea si hay cualquier incidente

EDUARDO RIBELLES Cartagena Viernes, 6 octubre 2017, 12:29

Un coche parado por la rotura del eje delantero, frente al Ascensor Panorámico, causó un gran atasco a las nueve menos cuarto de la mañana de ayer que bloqueó las calles Gisbert, Caridad y Serreta y el paso por todas las que las cruzan. Y entre las dos y las tres de la tarde, la obra de reforma de Licenciado Cascales convirtió la calle Real, un día más, en una trampa para decenas de coches, que quedaron inmovilizados en los cruces con Tolosa Latour, Pío XII y la Plaza de España. Los policías locales que atendieron ambos casos fueron insuficientes para agilizar el tránsito. El concejal de Seguridad y Tráfico, Francisco Aznar, informó de que la única medida que se ha tomado, en el caso de la calle Real es ubicar una patrulla de dos agentes para dar paso a los coches a la hora de entrada y salida de Navantia. Preguntado por la posibilidad de tomar otras medidas de reordenación del tráfico, como el cambio de dirección de alguna calle, Aznar dijo que eso «es algo que hay que ver con los técnicos. Otras fuentes municipales indicaron que no existe ningún protocolo de aplicación automática para tomar ese tipo de medidas en caso de problemas circulatorios.

La entrada y la salida de los trabajadores de esa empresa y del Arsenal ponen de manifiesto, cada día, la incapacidad de las calles Real y Peroniño, con un solo carril por sentido, para absorber tanto tráfico. En Ramón y Cajal y Juan Fernández también hay atascos en horas punta.

Falta un estudio actualizado de la circulación que permita actuar con presteza. Así lo puso de manifiesto recientemente el concejal de Medio Ambiente, Francisco Calderón, al hablar de que eso también impide hacer un mapa de contaminación acústica. El último informe es de hace una década y está obsoleto, porque se hizo antes de la reforma de las calles Real. Capitanes Ripoll y Juan Fernández.

Los estudios sobre movilidad que ha hecho el Ayuntamiento en los últimos dos años han permitido colocar señales de prohibición de circular a más de 30 kilómetros por hora en algunas entradas al casco antiguo y la puesta en marcha de líneas de autobús desde aparcamientos disuasorios hasta el centro ha sido solo para periodos muy concretos.

Secciones
Servicios