La alcaldesa dará «un giro al urbanismo del PP» y Podemos exige responsabilidades

Ana Belén Castejón, en una foto de archivo. /Pablo Sánchez / AGM
Ana Belén Castejón, en una foto de archivo. / Pablo Sánchez / AGM

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

La alcaldesa de cartagena, la socialista Ana Belén Castejón, reiteró ayer su compromiso de «dar un giro a la política urbanística del Partido Popular», para intentar evitar sentencias como la de La Azohía. A través de un portavoz, la primera edil indicó que la resolución no es firme y que «el Ayuntamiento tiene la obligación de recurrila para defender sus actos», pero añadió que «en todo caso es herencia de los gobiernos del PP».

Castejón subrayó que su objetivo es «diseñar una política urbanística que no genere tanta conflictividad en los tribunales y, sobre todo, que no cueste el dinero a las arcas municipales». Y puso como ejemplo de cambio el proceso de participación social abierto para revisar del Plan General Municipal de Ordenación Urbana (Pgmou).

La portavoz del Grupo Municipal Cartagena Sí Se Puede-Podemos, Pilar Marcos, exigió que el Ayuntamiento depure las «responsabilidades técnicas y políticas necesarias» en torno a La Azohía.

«La sombra del PP es alargada. Resulta inacepable que la administración local despilfarre el dinero público por sus malas actuaciones y que sigamos pagando las chapuzas, la mala gestión en materia de urbanismo y las actuaciones arbitrarias del PP», añadió la edil.

Podemos exigió que, tras el nuevo «varapalo judicial», el actual Gobierno «abandone el continuismo del PP». Y citó ejemplos como «los sobrecostes millonarios de El Batel, la construcción faraónica del Palacio de los Deportes y la gestión de la sociedad Casco Antiguo».

Cs prefiere ser «prudente»

«Preferimos ser prudentes y esperar a analizar el contenido íntegro de la sentencia» y al resultado de los recursos, dijo el portavoz de Ciudadanos, Manuel Padín. Y añadió que, en todo caso, la resolución «es preocupante, ya que puede ser un varapalo importante para unas arcas públicas que no nadan en la abundancia».

Fotos

Vídeos