Agricultores y CC OO alertan de que la falta de agua puede dejar en paro al 25% de jornaleros

Un grupo de jornaleros, ayer, sembrando lechugas en un bancal del Campo de Cartagena./Antonio Gil / AGM
Un grupo de jornaleros, ayer, sembrando lechugas en un bancal del Campo de Cartagena. / Antonio Gil / AGM

El posible estallido de la 'burbuja agrícola' se dejó ver ya en el último trimestre de 2017, al perder su trabajo un centenar de empleados

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

El estallido de la 'burbuja inmobiliaria' dejó sin trabajo a miles de obreros de la comarca de Cartagena y sumió al sector en una tremenda crisis, de la que aún intenta recuperarse. Una década después de aquello, un situación similar podría repetirse en el campo, donde la falta de agua y la nueva legislación medioambiental estrangulan a un empresariado que cada vez en mayor número opta por invertir en otras provincias o, directamente, por abandonar el sector. La primera y más grave consecuencia que se derivaría de esta situación «cada vez más cercana», alertan los agricultores, sería la pérdida de miles de puestos de trabajo. Tanto es así que calculan que podría afectar a uno de cada cuatro jornaleros.

El presidente de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) de la Comarca de Cartagena, Vicente Carrión, cree que de persistir la falta de recursos hídricos y de continuar con la ampliación de las medidas medioambientales que cada vez «ahogan más a los empresarios agrícolas», en poco tiempo «podremos ver cómo se pierde el 25% de los puestos de trabajo del campo».

La burbuja agrícola a la que se refiere esta organización comenzó a crecer una vez que el ámbito inmobiliario se vio frenado por la crisis. Los constructores que habían comprado grandes extensiones de tierra para levantar casas se vieron obligados a arrendarlas para sacarles algo de rentabilidad. Eso provocó que la extensión de terrenos cultivados se multiplicara en poco tiempo.

Primeros síntomas

Los primeros síntomas de un posible final de ese 'boom' ya se dejan ver en los datos del paro publicados por el Servicio de Empleo y Formación de la Comunidad Autónoma. Solo en el último trimestre del año pasado se perdió casi un centenar de empleos en el Campo en Cartagena, debido a que los empresarios decidieron reducir la producción porque no tenían asegurada el agua.

Una cifra similar de pérdida de empleo la dio ayer también el secretario general de Comisiones Obreras (CC OO), Santiago Navarro, tras celebrar una asamblea en la sede del sindicato en Cartagena. «La comarca no se puede permitir destruir esa cantidad de puestos de trabajo, porque se trata de una zona de la Región en la que el índice de paro sigue siendo demasiado alto».

Junto a los empresarios agrícolas, este sindicato también calcula que si no se toman medidas urgentes en el sector agrícola, se podría destruir uno de cada cuatro puestos de trabajo, «todo un drama para miles de familias que viven del sector». «Las medidas tomadas para proteger el Mar Menor van encaminadas a recortar bastante la producción en el Campo de Cartagena. Eso, unido a la falta de recursos hídricos, hará que miles de jornaleros se queden en la calle», añadió ayer Navarro.

Desde este sindicato apuestan por buscar una salida tanto a los empresarios como a los trabajadores que pierdan su empleo. «Proponemos ir hacia una agricultura ecológica, sostenible con el medio ambiente y compatible con la recuperación del Mar Menor», indicó el secretario general.

Formación del trabajador

Para los que pierdan sus trabajo proponen también encaminarlos hacia otro sector productivo, a través de cursos de formación. «Ya hicimos lo mismo cuando miles de obreros de la construcción se quedaron sin empleo, lo único que corre en nuestra contra ahora es que el nivel formativo de los jornaleros es bastante bajo», dijo el secretario comarcal de CC OO, José Ibarra.

Este sindicalista realizó ayer un repaso del mercado laboral de Cartagena y destacó que pese a las posibilidades que ofrece el municipio, el paro no baja al ritmo del resto de la Región de Murcia. Es más, indicó que se ha estancado entre los 17.500 y 17.700 desde principios del pasado verano. Lo achacó, entre otras cuestiones, al nulo crecimiento en el sector industrial. «Hace mucho tiempo que no llega ninguna nueva inversión industrial a Cartagena. Solo una de las veinte empresas que más ingresos tienen en la Región de Murcia está radicada aquí. Las únicas empresas que tiran de la economía local son las de siempre: Navantia, Repsol y Sabic», detalló.

También habló un «déficit claro» de infraestructuras, «que lastra el crecimiento de la comarca». Citó el aeropuerto, el AVE, el Corredor Mediterráneo y el puerto para contenedores de El Gorguel. A su juicio, «todo ello va en contra de la economía de la comarca y por consiguiente del despegue del empleo industrial».

Parón del Plan General

La paralización por los tribunales del Plan General también cree que es una de las causas de este freno a la creación de empleo, ya que «ha impedido que un buen número de empresas haya establecido su sede en el Valle de Escombreras y que otras hayan hecho ampliaciones, como Ecocarburantes y Aemedsa».

Consecuencia del estancamiento del Plan General es también que la construcción no continúe el buen camino que ha cogido en provincias limítrofes. «Mientras en otros lugares de la Región de Murcia empieza a cambiar la tendencia, no se verifica un despegue en la comarca de Cartagena en este sector. El viejo modelo de resorts y campos de golf caducó hace años y no ha sido sustituido por otro que pueda revitalizar el sector. El propio estancamiento económico de la comarca va en contra del crecimiento del sector de la construcción», indicó.

Por último, avisó de que la Mesa Comarcal del Empleo, en la que estaban representados diferentes sectores, no se reúne desde hace más de un lustro, y que la Local, coordinada por el Ayuntamiento de Cartagena, «apenas sirve», porque las competencia sobre el empleo las tiene la Comunidad Autónoma. «Nosotros tan solo nos podemos limitar a organizar cursos de formación en las ramas que más puestos de trabajo demanden los empresarios», concluyó Ibarra.

son los parados registrados a finales del mes de noviembre en el municipio. Se trata de una cifra que se ha mantenido estable desde mayo del pasado año. Solo en los cinco primeros meses de 2017, el paro bajó en más de 2.000 personas, una cifra de creación de puestos de trabajo que no se conseguía desde antes de la crisis.

El 95% de los contratos siguen siendo temporales

El sindicato Comisiones Obreras (CC OO) alertó ayer de que el 95% de los contratos que se hacen al mes en Cartagena continúan siendo temporales, algo que coarta la estabilidad laboral de los trabajadores. El secretario comarcal de esta organización sindical, José Ibarra, culpó a la hostelería, al comercio y a la agricultura de ser los tres sectores que más empleo precario crean. En este sentido, denunció que los empresarios están cayendo «en fraude de ley», porque contratan a sus empleados por unas pocas horas y les hacen trabajar jornadas completas. Las consecuencias que sufren estos trabajadores aún van más allá. Los sindicatos denuncian que en muchos casos los empresarios, a la vez que acuerdan el pago de parte del salario con dinero 'b' (no declarado a Hacienda) convienen con el empleado también no pagar vacaciones ni incentivos por días festivos y ni mucho menos la indemnización por despido. Esta situación, según apuntó ayer el secretario general de CC OO de la Región de Murcia, Santiago Navarro, podría remitir si la administración regional y nacional hiciera más «inspecciones a los empresarios». Esta sindicalista también destacó la brecha salarial entre hombres y la mujeres. «CC OO ha convocado paros de dos horas el próximo 8 de marzo y una manifestación por las calles de Cartagena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos