UGT acusa a MC y PP de «jugar con la paz social» y con los servicios esenciales

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

Los recortes que PP y sobre todo MC introducen en las partidas de Personal, en especial en Policía Local, no han pasado desapercibidos y reunirán hoy a un nutrido grupo de agentes fuera de servicio en el Pleno. UGT, que negoció la oferta de empleo público, el aumento de las horas extra y los ascensos de media docena de mandos para cubrir vacantes, emitió ayer una nota en la que advierte que ambos partidos «juegan al caos en servicios esenciales» y «quieren destruir la paz social».

«El interés general queda el margen, cuando se trata de meter el dedo en el ojo a un adversario político, para generar revuelo y descontento entre los funcionarios. Todo ello sin conceder importancia a la seguridad y a los servicios públicos esenciales», advirtió la organización.

UGT deploró que los partidos mayoritarios de la oposición «estén más atentos a que solo falta un año para las elecciones» que a respetar «los acuerdos firmados entre los agentes sociales y el concejal de Policía Local, Francisco Aznar, en función de los informes de necesidades realizados por los funcionarios». «Parece que quieran volver a la política de recortes de los últimos cuatro años del PP», subrayó el sindicato. A su juicio, un recorte drástico anularía la incorporación de efectivos, no solo en la Policía, sino también en las brigadas municipales, donde «sería necesario hacer subcontratas» para las fiestas populares. Para UGT, aquellas medidas fueron «un fracaso».

Por eso, el sindicato pidió que ambos partidos, sobre todo MC, deje a un lado decisiones que complicarían mucho la gestión de los servicios este año.

Sentencia sobre vacaciones

Tampoco las oposiciones para contratar a 19 agentes están fuera de peligro. CSIF informó a la alcaldía de que va a recurrirlas por la designación para el tribunal de un liberado sindical de UGT.

Asimismo, una sentencia del Juzgado de la Contencioso número 1 podría generar cambios en los servicios de la Policía Local, por el reparto de vacaciones.

El fallo admite la pretensión de un agente de tomarse días de vacaciones fuera de los meses de verano. Los hechos se remontan a 2016, cuando el policía no obtuvo respuesta a esa petición. El fallo indica que el silencio administrativo no es desestimatorio, por lo que era necesario darle al agente un motivo para denegar las vacaciones. En caso contrario, tenía que concedérselas. Si se sienta un precedente, la Policía Local tendrá que cambiar la forma de asignar los servicios para no quedarse sin efectivos, si las vacaciones se distribuyen durante el año. El fallo es recurrible ante una instancia superior.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos