Arreglan un muro con riesgo de derrumbe medio año después de ser anunciada la inversión

El nuevo muro de la calle Sagrada Familia, en San Antón, visto desde el cruce de la calle Recoletos./A. C.
El nuevo muro de la calle Sagrada Familia, en San Antón, visto desde el cruce de la calle Recoletos. / A. C.

El muro de la calle Sagrada Familia, en San Antón, que da acceso a un bloque de viviendas, estaba humedecido por dentro y podía venirse abajo

LA VERDADCartagena

La Concejalía de Descentralización dio por finalizada este miércoles la obra de consolidación del muro de la calle Sagrada Familia, en el barrio de San Antón, casi seis meses después de ser anunciada la inversión por el entonces edil de Calidad de Vida Francisco Calderón (MC). El muro, que da acceso a varios bloques de viviendas, estaba humedecido por dentro y existía el riesgo de que se viniera abajo. La obra se quedó paralizada en diciembre, al no haber sido acabada antes de que terminara el año. La normativa obliga a detener los trabajos hasta que se realice la liquidación del presupuesto municipal. Como el trámite se completó en marzo, se pudo finalizar.

«Era un problema muy grave que tenían los vecinos de la zona, debido al riesgo de derrumbe que presentaba este muro», admitió el edil Juan Pedro Torralba (PSOE). Para evitar el deterioro del muro por dentro, se han abierto nuevos huecos de ventilación. También se han sustituido los peldaños que dan acceso a la viviendas y reparado los pasamanos. El arreglo ha supuesto un coste de 53.593,59 euros, precisó en una nota pública el Ayuntamiento.

En octubre, el entonces edil de Calidad de Vida Francisco Calderón prometió a los residentes que se invertirían 100.000 euros en el barrio, para arreglar el muro, limpiar solares y poner farolas tipo led en la calle Román Bono. Algunas parcelas ya están libres de residuos, pero la citada calle sigue sin iluminación, como ya denunciaron los vecinos en su momento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos