La Verdad

«Que limpien a medianoche y nos dejen descansar al amanecer»

A las 31 horas «de murga», que temen los vecinos, después del fin de semana de las Cruces de Mayo, se une tener que soportar el «sonido infernal» de las máquinas barredoras y aspiradoras de la contrata de limpieza, que comienzan con su tarea a las siete y media de la mañana. A su juicio, al adelantar el final de las actividades a la media noche, un dispositivo especial puede limpiar la zona inmediatamente después, en pocos minutos, para permitir a los vecinos estar tranquilos en la madrugada siguiente.

La sonoridad de los dispositivos mecánicos que utilizan los operarios es motivo de queja desde hace años, fundamentalmente en la zona peatonal del casco histórico, Pero ningún llamamiento ha surtido efecto hasta ahora.

La comunicación de José Galindo, presidente de la Plataforma Sin Ruidos, con el concejal de Festejos, Juan Pedro Torralba, llevó a éste a garantizar ayer que hará todo lo que pueda para remediar la situación. Se comprometió a avisar a la Concejalía de Infraestructuras, para que varíe el horario de limpieza y proceda a cambiar la maquinaria con la que se hace la limpieza a primera hora. Galindo le sugirió que la limpieza se haga inmediatamente después de cada fiesta.