La Verdad

La empresa declara beneficios y el alcalde revisará las cuentas

El Consejo de Administración de Lhicarsa se reunió ayer en el edificio de San Miguel y aprobó las cuentas de 2016 del servicio de limpieza viaria y de recogida y tratamiento de residuos sólidos domésticos. Aunque no precisaron la cantidad, fuentes conocedoras del expediente indicaron que Lhicarsa logró beneficios. Según indicó un portavoz municipal, el alcalde y la vicealcaldesa, Ana Belén Castejón, se abstuvieron «por actuar en representación del Ayuntamiento y por no tener elementos de juicio suficientes para cotejar la memoria con la labor de fiscalización y control del servicio por parte de los técnicos». Lhicarsa gestiona el segundo mayor contrato municipal por cuantía, con unos 35 millones de euros al año. El primero es del agua, y lo lleva Hidrogea por unos 46 millones anuales.